Thursday, August 09, 2018

Juan Villoro, el escritor de las mil caras, gana Premio Manuel Rojas

juan villoro

El galardón, que ya ha caído en manos de autores Ricardo Piglia, Horacio Castellanos Moya y Margo Glantz, corresponde a uno de los reconocimientos más importantes del habla hispana.

La relación con Chile siempre había existido: primero fue su vínculo con Roberto Bolaño y más tarde las visitas como exponente a una que otra Feria Internacional del Libro. Sin embargo, este martes, la relación entre el escritor mexicano, Juan Villoro (61), y Chile se afianzó. Esto, ya que el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio decidió homenajearlo con el Premio Iberoamericano de Narrativa Manuel Rojas 2018.
La noticia fue comunicada por la ministra Alejandra Pérez, quien telefónicamente informó al autor de El testigo, las conclusiones del jurado encargado del galardón:
“Interesado en los temas de su tiempo, Villoro no olvida lo de las personas, sus historias emocionan tanto como cuestionan, sus personajes ahondan en todas las facetas de la experiencia humana, todo ello con un humor que nunca desfallece. Una de las marcas Villoro es su capacidad para tratar los temas más tremendos, sin perder nunca la lejana sonrisa”, dijo entonces la secretaria de Estado.
No obstante, ante el reconocimiento, el escritor mexicano no pudo sino responder emocionado: “Estoy conmovido. Realmente es extraordinario y estoy muy contento”, dijo.
El jurado, que se inclinó de manera unánime por  el mexicano, estuvo integrado por los escritores argentinos Martín Caparrós y Mauro Libertela, la mexicana Guadalupe Nettel y los chilenos Antonio Skármeta y Carlos Franz.
En este sentido, Jorge Guerra Carreño, presidente de la Fundación Manuel Rojas, indicó que en esta oportunidad se optó por “un escritor que recoge la tradición del autor clásico”. En otras palabras, un artista “preocupado por su prosa” que, al mismo tiempo, “es capaz de transmitir humanidad”.
“Pero, por sobre todas las cosas, Villoro es un escritor muy conectado con su realidad y con Latinoamérica. Tiene una postura que incluso la lleva a sus escritos, a sus ensayos, a su novelística. Fue una decisión unánime. Nadie discute su figura y su obra”, comentó.
Por su parte, Antonio Skármeta manifestó que la obra de Villoro, pese a tener un sinnúmero de caras, es capaz de generar un proyecto único.
“La obra de Villoro es muy variada, pero una constante en sus novelas es la observación crítica de la realidad mexicana. Entonces, eso crea una gran frescura, una gran espontaneidad, no se ve algo tendencioso, nada de ese tipo. Es un narrador de una gran inteligencia, con una sólida estructura dramática, sus personajes son inolvidables y siendo una persona bastante joven, ha destacado como uno de los grandes de América Latina”, subrayó.
villoro

El premio

El Premio Iberoamericano de Narrativa Manuel Rojas reconoce anualmente a un autor o autora con una destacada trayectoria en el mundo de la narrativa iberoamericana.
Consiste en un diploma, una medalla y la suma de US$60.000, lo que lo sitúa como uno de los más relevantes de habla hispana.
Fue creado el año 2012 por el antiguo Consejo Nacional de la Cultura y las Artes y la Fundación Manuel Rojas, como homenaje al autor chileno.
En sus versiones anteriores, se premió al brasileño Rubem Fonseca (Brasil, 2012); Ricardo Piglia (Argentina, 2013); Horacio Castellanos Moya (El Salvador, 2014); Margo Glantz (México, 2015); César Aira (Argentina, 2016); y Hebe Uhart (Argentina, 2017).

El autor

Juan Villoro es escritor y periodista mexicano. Ha escrito novelas, cuentos, obras de teatro y ensayos. También ha destacado como columnista para para diferentes periódicos y revista, entre ellos, Letras Libres, Reforma y El País.
Su libro El testigo lo trasformó en una de las voces narrativas de importancia en México, al obtener el Premio Herralde de Novela, en 2004.

Radio Universidad de Chile

HUMOR DE MICO CON SU PERSONAJE VALENTINA: PUNTA DE TRALCA

mico
radio Universidad de Chile

HUMOR DE ALBERTO MONTT Y SUS PERSONAJES LAURA Y DINO

Iniciando el contacto con un poco de humor de MALAIMAGEN: QUE SEA LEY

Saturday, August 04, 2018

¿Se acabó la ‘omertà’ en el podio de la música clásica?

El maestro italiano Daniele Gatti, en un concierto con la Orquesta de Concertgebouw.

SALZBURGO

La tumba de Herbert  von Karajan en Anif (Salzburgo) sorprendería a quienes esperan encontrarse la correlación de una sepultura megalómana. Una lápida sencilla recuerda apenas el año de su nacimiento (1908) y el de su muerte (1989), pero también custodia los secretos que alentaron su hegemonía. Si el podio es por definición un espacio de autoridad e intimidación, Karajan lo convirtió en un territorio de inmunidad, impunidad e inviolabilidad, precisamente porque su poder en el ámbito de la música clásica le permitió ejercer como director sublime y tirano implacable.
"Karajan no entendía que se le dijera que no", explica a EL PAÍS un antiguo colaborador. "Si te pedía algo, tenías que dárselo. O te exponías a las represalias. Tanto ejercía su poder en el ámbito artístico como en el privado. Se concedía las mujeres y las alumnas que quería. Sabía de su carisma y de su fuerza. Entonces estaba mucho menos definido lo que ahora se llamaría comportamiento impropio. Nadie hubiera osado a denunciar a Karajan. Sería la perdición del denunciante, aunque también ocurría en ocasiones que el juego era aceptado por las dos partes".
Comportamiento impropio es el estigma al que tiene que sobreponerse la carrera de Daniele Gatti, cuyos excesos de fogosidad le han costado el puesto en la Orquesta del Concertgebouw y amenazan su carrera. Empezando por el compromiso que había adquirido en 2020 para dirigir el Anillo del Nibelungo en Bayreuth. No ha trascendido todavía si le rescindirán el contrato y si otras orquestas decidirán proscribirlo a título preventivo, pero la trayectoria del maestro italiano se expone al escarmiento que ya han experimentado James Levine y Charles Dutoit. El primero, acusado de acoso y abusos sexuales, fue expulsado del Met neoyorquino después de haberlo servido 46 años, mientras que al segundo se le evacuó el pasado diciembre de la Royal Philharmonic Orchestra por haberse amontonado las denuncias de acoso sexual.
“Lo que está ocurriendo es que se ha levantado un tabú”, nos deslizaba un veterano crítico alemán a cambio del anonimato. “Por un lado, los directores de orquesta son conscientes de su poder y de su influencia. Y no dudan a veces en extralimitarse. Por otro, en las décadas anteriores y puede que hasta principios de siglo XXI hubiera una cultura de la resignación. Las mujeres de las orquestas no denunciaban. Eran pocas en las grandes formaciones masculinas. Y sufrían las presiones del podio. No es que necesariamente se cometieran delitos, pero la figura de comportamiento impropio estaba bastante extendida. Y resultaba inconcebible que se represaliara a cualquier estrella. Estaban protegidas por el sistema”.
Es conocida la promiscuidad de Leonard Bernstein y el ejercicio plenipotenciario de su carisma sexual. Y podría decirse lo mismo de Georg Solti en su aparente ascetismo. Lorin Maazel ejercitaba a su antojo la prolongación fálica de la batuta, pero tendría poco sentido exhumar su libertinaje y descontextualizar el erotismo del podio. “Los directores de aquellos años”, añade el cronista germano, “sabían que su poder rara vez encontraba resistencia. Lo que hoy se observa anómalo y hasta intolerable, entonces no suponía la menor transgresión”. 
El escándalo que ha arrastrado el cese Gatti no solo puede servir de argumento introductorio a la denuncia de otros casos y al fin de la omertà. También arriesga a confundir o amalgamar los estadios delictivos con los méritos profesionales. No todos los comportamientos impropios implican haber delinquido. Y no todos los excesos de la moral deberían conllevar una represalia artística, pero el escarmiento universal de Kevin Spacey demuestra que Gatti, Levine y Dutoit, tres estrellas de la batuta, afrontan una tortuosa travesía en el desierto.
No traspasa la polémica la lápida que recubre la tumba de Karajan. Inmortal en su devoción y mitomanía, pero mortal en sus comportamientos sexuales y en el ejercicio de su poder y de su favoritismo. La excesiva protección a la clarinetista Sabine Meyer le costó un enfrentamiento con los profesores de la Filarmónica de Berlín, mientras que su ambigüedad con la jovencísima violinista Anne Sophie Mutter hubiera sido reconocida hoy como un síndrome de Lolita.
"Han cambiado por completo las relaciones de poder", concluye el colaborador del maestro. “La sociedad denuncia comportamientos que antes se toleraban. Las mujeres han perdido el miedo y cada vez asumen más protagonismo. Hay muchas y buenas directoras. Y los directores varones saben que los límites del podio están mucho mejor definidos que antaño. Inequívocamente”.
Los directores de orquesta son humanos, pese al halo divino que Dino Buzzatti observaba en la cabeza de Toscanini. Quiere decirse que hay entre ellos santos, homicidas, violadores y ascetas. Ha habido ya maestros enviados a prisión por abusos a menores (Robert King). Y los ha habido condecorados con el Príncipe de Asturias de la Concordia (Daniel Barenboim).
La cuestión es si el podio ha sido un espacio de excepción a las reglas. Y si la similitud fonética entre el director y el dictador ha propiciado un delirio de omnipotencia en algunas situaciones e instancias. Karajan no tendría dudas en admitirlo, pero resucitó al tercer día.
El País, 3 de agosto de 2018

HUMOR DE MINGOTE

ABC, 4 de agosto de 2018

Monday, July 30, 2018

Las lecciones de Margaret Atwood para el debate del aborto en la Argentina


Activistas a favor de la legalización del aborto en Argentina se vistieron como personajes de la novela de Margaret Atwood y se presentaron en el Congreso en Buenos Aires el 25 de julio de 2018.CreditEitan Abramovich/Agence France-Presse — Getty Images


BUENOS AIRES — El proyecto de ley para despenalizar el aborto en la Argentina se aprobó el 14 de junio por un estrecho margen en la Cámara de Diputados. Fue el primer paso para aprobar una legislación que ha sido rechazada seis veces en once años. Ese día, miles de mujeres salieron a las calles del centro de Buenos Aires con pañuelos verdes para celebrar.

Ahora, el proyecto se encuentra en su segunda fase: el 8 de agosto el Senado votará a favor o en contra de legalizar el aborto voluntario hasta la semana catorce de gestación. Este debate ocurre en un momento histórico.

El derecho al aborto voluntario ha sido conquistado en varias partes del mundo occidental, pero solo tres países de America Latina —Cuba, Guyana y Uruguay—, lo permiten sin restricciones. En la Argentina la ley se discute con una carga adicional: se trata de un país que sufrió una dictadura militar que mantenía con vida a mujeres embarazadas —consideradas “subversivas”— hasta que parían para después asesinarlas y entregar a sus hijos a familias cercanas al poder.

Ese episodio de la historia argentina inspiró a la autora canadiense Margaret Atwood a escribir una novela distópica en la que un Estado autoritario limita los derechos de las mujeres y esclaviza a las mujeres fértiles para obligarlas a gestar a los hijos de los hombres en el poder. En El cuento de la criada, como en la Argentina de la dictadura, muchas mujeres son usadas como incubadoras humanas al servicio de un Estado. Es por esa carga histórica que, si la ley es aprobada, Argentina será un referente simbólico para el resto del continente, donde más del 97 por ciento de las mujeres en edad reproductiva viven con leyes de aborto restrictivas.

La región ha virado en el último año hacia una política más conservadora. En Brasil, la bancada evangélica en el Congreso está impulsando la prohibición del aborto, incluso en casos que ponga en riesgo la vida o salud de la mujer. En Chile, con el regreso de la derecha al poder, hay voces en el gobierno que han dicho que se deberían repensar la despenalización del aborto –sancionada el año pasado– en casos de violación o anormalidad fetal grave y para salvar la vida de la mujer. El Senado argentino tiene el miércoles 8 de agosto la posibilidad de resarcir la deuda histórica con las mujeres y, de paso, podría ayudar a cambiar la devastadora tendencia regional que ha hecho que el 10 por ciento de las muertes maternas en Latinoamérica se deban a abortos inseguros.

La región ha virado en el último año hacia una política más conservadora. En Brasil, la bancada evangélica en el Congreso está impulsando la prohibición del aborto, incluso en casos que ponga en riesgo la vida o salud de la mujer. En Chile, con el regreso de la derecha al poder, hay voces en el gobierno que han dicho que se deberían repensar la despenalización del aborto –sancionada el año pasado– en casos de violación o anormalidad fetal grave y para salvar la vida de la mujer. El Senado argentino tiene el miércoles 8 de agosto la posibilidad de resarcir la deuda histórica con las mujeres y, de paso, podría ayudar a cambiar la devastadora tendencia regional que ha hecho que el 10 por ciento de las muertes maternas en Latinoamérica se deban a abortos inseguros.


La escritora canadiense Margaret Atwood en una conferencia en Nueva York el 24 de abril de 2018CreditNicholas Hunt/Getty Images North America


Cuando Atwood publicó en 1985 El cuento de la criadano imaginó que sería tan vigente en 2018 y probablemente menos que se discutiría con tanta urgencia en Argentina. Mientras se libra la batalla parlamentaria, su novela arroja una poderosa lección: las pulsiones regresivas pueden instaurarse de manera repentina en los parlamentos y las victorias legales y sociales de las mujeres —y de la agenda progresista que ha avanzado de manera limitada en América Latina— no dejan de ser frágiles. En este debate, donde está en juego una medida que podría salvar a casi medio centenar de mujeres que mueren cada año por complicaciones derivadas de abortos inseguros o clandestinos, la lucha por extender y fortalecer los derechos de las mujeres debe ser permanente.

Hay muchas resonancias entre el debate parlamentario y El cuento de la criada son muchas y, con el paso de los días, se ha convertido en un argumento central en la discusión pública argentina. Solo hace unos días, mientras un grupo de expertos y políticos debatían la ley, un contingente de activistas con capas rojas y gorros blancos se presentaron frente al Congreso en Buenos Aires. Iban vestidas como “las criadas” de la novela de Atwood, las mujeres fértiles que son obligadas a gestar a los hijos de los líderes del régimen autocrático.

Durante la sesión en la Cámara de Diputados, la legisladora Victoria Donda resaltó las rimas del pasado entrelazando la trama de El cuento de la criada y su historia personal: nació en la Escuela de Mecánica de la Armada, un centro de detención clandestino en Buenos Aires en 1977; su madre, mantenida con vida durante los primeros quince días de su nacimiento, fue asesinada y ella, cedida a una familia de un militar. Su nacimiento fue producto de un Estado totalitario en el que las mujeres no tenían derechos. “¿Por qué es tan difícil que podamos sancionar una ley que le reconozca este derecho a la mujer?”, cuestionó Donda.

La participación de Atwood en el debate no solo es simbólica. Hace unos días la escritora se insertó en la polémica cuando confrontó a la vicepresidenta Gabriela Michetti, después de que esta declarara que “no permitiría el aborto ni en los casos de violación”. Y en una carta abierta, publicada a principios de julio, volvió al tema: “Fuerce partos si usted quiere, Argentina, pero por lo menos llame a lo forzado por lo que es. Es esclavitud”. Es la esclavitud que sufren las mujeres en su obra y que sufrieron cientos de mujeres, como la madre de Donda, durante la dictadura argentina.

El Senado, que preside la misma Michetti, tiene un perfil más conservador que la Cámara de Diputados, aunque cada vez menos. Todo indica que la votación será cerrada y difícil de predecir: ahora está en 32 en contra, 28 a favor, 11 indecisos y una abstención. Pero si hay un parlamento en América Latina sensible al pulso popular es el argentino. Y las calles no han dejado de pronunciarse notoriamente a favor: los pañuelos verdes siempre han sido mucho más que los celestes de los llamados seguidores provida. Según una encuesta reciente, el 59 por ciento de los argentinos están de acuerdo con la ley.



El presidente y la vicepresidenta de Argentina, Mauricio Macri y Gabriela Michetti, el 1 de marzo de 2018 en Buenos Aires 
Credit
Pablo Stefanec/Associated Press



Igual de sensible a la presión social es el presidente Mauricio Macri. Fue él quien, pese a ser provida, inició el debate para mejorar su aprobación en un sector de centroizquierda e izquierda que es hostil a su gobierno. Ahora su popularidad va en picada, del 66 por ciento de aprobación en octubre, llegó al 35 por ciento en julio. Cuando el grito a favor del aborto está más alto que nunca en las calles, Macri ya salió a decir que no vetaría la ley si es aprobada por el Senado.

Pese a tener un gobierno conservador, en la Argentina se podría conseguir una victoria crucial en una de las regiones del mundo más peligrosas para ser mujer. Esta victoria, además, será indispensable para un país en el que los cuerpos de las mujeres fueron usados de manera sistemática por un Estado militarizado y que persiguió a las valientes Madres de la Plaza de Mayo, quienes se atrevieron a alzar la voz contra el autoritarismo.

En su carta, Atwood le pregunta a la Argentina: “¿En qué clase de país querés vivir? ¿En uno en el que cada individuo es libre de tomar decisiones concernientes a la salud y el cuerpo […] o en uno en el que la mitad de la población es libre y la otra mitad es esclavizada?”. El Senado decidirá la próxima semana si la Argentina vivirá en un país mejor o en uno que limita uno de los derechos más básicos, el derecho de las mujeres a decidir sobre sus cuerpos.

Sylvia Colombo es corresponsal en América Latina del diario Folha de São Paulo y vive en Buenos Aires.

New York Times

HUMOR DE PUEBLA: El Gobierno Fantástico trabaja para usted

SnchzGasto
ABC, 30 de julio de 2018

HUMOR DE J.M. NIETO. La tradicional serie veraniega. Este año: “Apuntes para la asignatura Valores cívicos y éticos”

apuntes-civicos-1
ABC, 30 de julio de 2018

Jorge Edwards reveló detalles del lobby que hizo por el Nobel de Neruda



El escritor y ex diplomático presentará la segunda parte de sus memorias el 29 de agosto.

En entrevista con Tomás Mosciatti en CNN Chile, el escritor Jorge Edwards abordó el segundo volumen de sus memorias: “Esclavos de la consigna”.
El ex diplomático entregó detalles de su estrecha relación con el poeta Pablo Neruda, con quien tuvo varias experiencias.
Consultado sobre si perdió el tiempo con él, Edwards dijo: “de repente sí, pero él era un maestro a su manera y era un maestro de vida, no tanto de poesía, de vida”.

El Nobel

“Tuve que hacerlas porque me las ordenó Gabriel Valdés Subercaseaux”, explicó Edwards respecto a las gestiones por el premioNobel de Literatura que finalmente le sería otorgado al poeta chileno el año 1971. 
El escritor relató que recomendó cambiar el lugar pensado para una exposición de Neruda en Estocolmo: era una feria industrial agrícola. “Tenían escogido un lugar al lado de unas máquinas para ordeñas vacas”, dijo.
“El amigo de Neruda en la academia me dijo que ‘si tu quieres hacer algo que de verdad le sirva a Pablo, yo te ofrezco hacer una gran exposición en la biblioteca nacional de Estocolmo. Y así se hizo”, relató.

Wednesday, July 25, 2018

El cambio climático está matando a los cedros de Líbano


BOSQUE DE CEDROS BAROUK, Líbano – Los cedros ancestrales de Líbano han sobrevivido a imperios y a guerras modernas. Caminar entre los cedros en la ladera de una montaña se siente como visitar un territorio de seres primigenios.

Algunos de los árboles más antiguos han vivido aquí durante más de mil años, extendiendo sus singulares ramas horizontales como brazos abiertos y enterrando sus raíces en lo profundo del escarpado terreno de cal. Prosperan en el clima húmedo y frío de este inusual ecosistema del Medio Oriente, con picos montañosos que atrapan las nubes que flotan desde el mar Mediterráneo y resplandecen con nieve invernal.

Sin embargo, después de siglos de actos depredadores por parte de humanos, los cedros de Líbano enfrentan la que es quizá su mayor amenaza: el cambio climático, que podría eliminar la mayoría de los bosques de estos árboles que quedan para el fin de siglo.

Conforme las temperaturas aumentan, el hábitat en el que florecen los cedros se da en altitudes cada vez mayores de las montañas donde suceden los inviernos fríos que necesitan para reproducirse. Aquí en el bosque Barouk, parte de la Reserva de la Biósfera Al Shouf y ubicado al sur de Beirut, no hay muchos lugares a donde puedan subir. Si el clima se calienta, como se prevé suceda debido al aumento continuo de las emisiones de gases de efecto invernadero en la atmósfera, los académicos advierten que para 2100 los cedros solo podrán prosperar en la punta norte del país, donde las montañas son más altas.

Pero en el norte hay problemas distintos. El bosque de cedros más denso del Líbano, la Reserva Natural de Bosque de Cedros Tannurin, ha perdido más del siete por ciento de sus árboles a causa de plagas de insectos desconocidos antes de 1997. Están vinculados directamente con un clima más caliente y seco.

A lo largo de la historia, los cedros de Líbano han sido tanto apreciados como talados para la construcción de edificios, navíos y templos, entre ellos los del antiguo Egipto o de Jerusalén. Aunque el cambio climático no comenzó el aniquilamiento de los cedros, podría ser el tiro de gracia


Solo quedan 17 kilómetros cuadrados de cedros diseminados en arboledas, en comparación con los muchos miles de kilómetros cuadrados de las tierras altas del Líbano por donde alguna vez se extendieron los bosques.

El área de cedros más famosa del país, apodada el Bosque de los Cedros de Dios (algunos creen que fue ahí donde Jesús resucitado se apareció ante sus seguidores), fue cercada para su preservación en 1876.

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) designó hace veinte años a este bosque como patrimonio mundial. Este bosque está aislado y su posibilidad de expansión es limitada. Ahora, la Unesco dice que es uno de los lugares más vulnerables al cambio climático.

El cedro de Líbano, una especie única conocida en el ámbito científico como Cedrus libani, crece principalmente aquí y en Turquía. Los árboles germinan a finales del invierno porque necesitan una helada, de preferencia con nieve.

Este año el invierno fue cálido. Omar Abu Ali, el coordinador de ecoturismo de la Reserva Natural Al Shouf, el área protegida más grande del Líbano, señaló la evidencia en el suelo del bosque de Barouk durante abril. Ya se asomaban de la tierra brotes de cedro, excepto que estos usualmente no aparecen sino hasta principios de mayo. Si salen antes, corren el riesgo de morir por una oleada de frío y son más vulnerables a los insectos. “Esto es germinación temprana”, Abu Ali dijo. “Pueden morir”.

Hace una generación, normalmente llovía o nevaba durante 105 días al año en las montañas. En las alturas, la nieve se quedaba en el suelo de tres a cuatro meses. El invierno pasado hubo cuarenta días de lluvia y solo un mes de manto nevado.

“El cambio climático es evidente aquí”, dijo Nizar Hani, director de la Reserva Al Shouf. “Hay menos lluvia, temperaturas más altas y más extremas”, tanto frías como calientes.

“El bosque de cedros está migrando a mayores altitudes”, dijo. Y añadió que no es claro cuáles de las especies que normalmente viven junto a los cedros sobrevivirán más arriba, lo que ocasionará un cambio en el ecosistema.

Un estudio de 2010 indica que si el clima se calienta en los niveles previstos, los cedros no prosperarán en Al Shouf porque las montañas no son lo suficientemente altas. Algunos especialistas libaneses ven esa predicción como excesivamente funesta, aunque están de acuerdo con que los cedros enfrentan una situación de emergencia.

“Estamos en una carrera”, dijo Hani. “No hay tiempo que perder”.
Cedros plantados hace noventa años dan sombra a un patio al sureste de Beirut. CreditJosh Haner/The New York Times

Debido a la nevada escasa de este año en la reserva Tannurin, al norte de Beirut, los administradores del bosque se preparan para una difícil temporada de Cephalcia tannourinensis, un bicho conocido como el insecto volador embióptero que se alimenta de las hojas nuevas de los árboles. Este insecto fue registrado por científicos hasta 1998, cuando Nabil Nemer, un entomólogo libanés lo identificó como la causa de la misteriosa plaga que había golpeado a Tannurin el año anterior, lo que dejó terribles huellas en el bosque.

Cuando lo llamaron para investigar, Nemer descubrió que el culpable era el insecto volador que se entierra durante el invierno. Nunca antes lo habían visto porque su ciclo de vida no interfería normalmente con los cedros. Sin embargo, como la nieve se derritió antes de lo debido, los insectos salieron a la luz de manera más temprana y pusieron sus huevos justo a tiempo para que las larvas se comieran los brotes nuevos de los cedros.

“Podemos ver un efecto directo del cambio climático”, dijo Nemer. De acuerdo con él, tan solo de 2006 a 2018, los insectos mataron al 7,5 por ciento de los árboles del bosque de Tannurin, sobre todo a los más jóvenes.
Brotes de cedro en el bosque Barouk Josh Haner/The New York Times

Un cedro muerto, a la derecha, junto a uno saludable en el bosque de TannurinJosh Haner/The New York Times

Después del descubrimiento del insecto volador se creó la reserva Tannurin. Para proteger a los árboles, los científicos luchan contra el insecto con nuevos métodos basados en hongos que existen de manera natural en el bosque y que pueden matar a las larvas.

Estos insectos son tan solo la amenaza más reciente para los cedros que, como el mismo Líbano, han enfrentado un reto tras otro: terrenos duros, invasión, saqueos y conflictos.

Los cedros han sido capaces de sobrevivir en un entorno desafiante. Sus raíces pueden beber de fuentes de agua al interior de las rocas porosas, por ejemplo, una capacidad de supervivencia que es precisamente lo que lo convierte en un símbolo perfecto de Líbano.

Josh Haner/The New York Times

Hace cuatro años, el Ministerio de Agricultura de Líbano dio inicio a un nuevo plan para sembrar cuarenta millones de árboles, entre ellos algunos cedros, mientras que el Ministerio del Medioambiente supervisa la administración de las áreas protegidas de cedros. De cualquier manera los ecologistas afirman que las divisiones políticas y el legado de la guerra han dejado al gobierno demasiado débil y fragmentado para poder construir sistemas nacionales funcionales de electricidad, agua potable, drenaje o remoción de basura, ya no digamos un plan maestro fuerte y viable para proteger los cedros.

Aun así, muchos libaneses ven en el árbol el reflejo de la esencia de su tierra y su capacidad para sobrevivir a las tormentas de la historia.

“Es un árbol muy fuerte, tan fuerte que es capaz de vivir en condiciones muy hostiles”, dijo Hani, director de la Reserva Al Shouf. “Es muy especial, noble, diferente de cualquier otro tipo de árbol”.

Carteles políticos en Beirut CreditJosh Haner/The New York Times

Liliane Keirouz, una artista que diseña con madera legalmente obtenida del Bosque de los Cedros de DiosJosh Haner/The New York Times

Cedros en monedas en el museo de las divisas del Banco de Líbano en BeirutJosh Haner/The New York Times

Para poder proteger a los cedros de la destrucción total, varios grupos libaneses de conservación ambiental están tratando de diversificar su ubicación y extender su población. Dicen que el principal objetivo de la replantación es aumentar los bosques de cedros y hacerlos más resistentes para enfrentar cualquier presión ambiental en el futuro

La altitud ideal para los cedros ha estado entre los 1 400 y los 1 800 metros. Sin embargo, algunos árboles pueden sobrevivir a mayor o menor altura, según el agua, la sombra, la tierra y el viento. En sus experimentos, los conservacionistas han descubierto que los brotes pueden sobrevivir en algunos sitios a hasta 2 100 metros de altura.

En Arz, la reserva de los Cedros de Dios solo tiene 2 100 árboles. El médico y conservacionista Youssef Tawk y sus colegas intentan regenerar el bosque y volverlo más extenso. Es un reto porque la reserva en sí misma está aislada. La mayoría de las áreas ideales para plantar son privadas o tienen otros usos designados por el gobierno municipal.

Cedros jóvenes en un vivero CreditJosh Haner/The New York Times

No obstante, desde 1998, el grupo de Tawk ha sembrado cien mil árboles en terrenos aislados unos de otros alrededor de la vieja reserva.

“Hubo mucho de ensayo y error”, Tawk dijo. “Plantábamos donde podíamos y donde nos lo permitía el municipio”.

Los cedros crecen despacio, sin producir piñas hasta que tienen cuarenta o cincuenta años. Cuando son jóvenes para sus estándares, se parecen mucho a otros árboles coníferos, pues son puntiagudos como los árboles de Navidad. Pero, más o menos cuando cumplen cien años, se transforman para adoptar su forma distintiva. El tronco se engrosa, las ramas se extienden paralelas al suelo y las piñas se posan encima de ellas como aves en reposo.

Filas de cedros replantados en una montaña sobre Cedros de Dios CreditJosh Haner/The New York Times

Al acercarte a un bosque de cedros, casi siempre verás a los árboles jóvenes. Se ven, decepcionantemente, como árboles cualesquiera.

Hasta que das vuelta en una curva del camino. La experiencia puede ser casi desconcertante, porque los cedros maduros son muy distintos de lo que esperas ver en un árbol. Algunos se yerguen solos como estatuas. Otros crecen en grupos y las líneas horizontales de sus ramas crean sombras transversales sobre las líneas verticales de sus troncos, lo que produce efectos vertiginosos.

Acércate y sentirás algo más. Estás ante un ser que ha visto aparecer y desaparecer civilizaciones:

Josh Haner/The New York Times

Nada Homsi hizo investigación y reportaje adicional desde Líbano.



Continue reading the main storyFoto

Para tenerlo en cuenta: "Zapatos a medida"


En el reino de Cheng un hombre decidió comprar un par de zapatos nuevos. Se midió el pie, pero olvidó la medida en casa y se fue al mercado sin ella. Allá encontró al zapatero. "¡Oh!, me olvidé de traer la medida", dijo, y presuroso regresó a su casa. Cuando volvió al mercado, la feria se había terminado y no pudo comprar los zapatos. "¿Por qué no se los probó?", le preguntó uno de sus vecinos. "Me fío más de la regla", respondió. 

De Carlos Vallés

Thursday, July 12, 2018

HUMOR POLÍTICO DE MALAIMAGEN. MALAS LENGUAS

DECLARACIÓN PÚBLICA ARTISTAS URBANOS

IMG_3176

Mural Día del Joven Combatiente, Dásic Fernández – Museo a Cielo Abierto en San Miguel 
Desde el día lunes 9 de julio ha circulado vía web una declaración elaborada por diferentes artistas urbanos en oposición al Proyecto de ley que se está trabajando en la Cámara de Diputados y que busca regular el arte gráfico urbano en nuestro país.
Aquí les dejamos el texto de uno de los tres proyectos que buscan legislar sobre la materia:
Formato descarga en PDF:
VER  INICIATIVA AQUÍ 
La declaración de los artistas, que pretende generar apertura en la mirada que el proyecto tiene respecto al arte, propone puntos de reflexión que esperan puedan incidir en la discusión de los legisladores.
Aquí el texto:
Estimados amigos:
Aquí dejamos una información que nos parece en extremo relevante difundir para generar reflexión, debate y apoyos (de ser posible). Al final del escrito, adjuntamos el link de un formulario donde pueden dejar sus datos para manifestar su adhesión a la causa.

Contra la propuesta de ley que regula  el arte urbano y lo sanciona.-

Los abajo firmantes, artistas visuales, cultores y gestores del arte urbano en espacios públicos, manifestamos nuestra sentida preocupación por los alcances del proyecto de ley presentado en la Cámara de Diputados que “Regula  el arte gráfico  urbano, establece  condiciones  para su desarrollo y sanciona rayados no autorizados”, el cual afectará de manera sensible el trabajo realizado por cientos, sino miles, de cultores del arte callejero en nuestro país.
1.- Manifestamos nuestra preocupación por la distinción arbitraria y contraria al desarrollo histórico del arte callejero, que establece separaciones artificiosas entre el arte y los tags, rayados y grafitis, entre otros, con la finalidad declarada de promover a los primeros y castigar o reprimir a los segundos.
El arte callejero en Chile nace de la expresión espontánea y popular de actores sociales históricamente marginados, cuyo arte ha estado excluido de las galerías, museos y salas de exposición de arte convencional o académico y a las cuales las comunidades locales tienen escaso o nulo acceso real.
Las personas que han decidido iniciarse y desarrollar el arte urbano son en su mayoría personas autodidactas, generalmente comienzan a hacerlo a nivel local y tienden a expresar temáticas e ideas propias del entorno en que intervienen, muchas veces críticas de la realidad que observan desde los más variados ángulos y animados por las más diversas motivaciones.
La experiencia demuestra que hay un hilo conductor silencioso que conduce el desarrollo de un talento artístico a partir de la imitación, la experimentación y la competencia o la colaboración con sus pares. No es casual que las formas menos elaboradas de rayados, tags o firmas en los muros urbanos sean realizadas por niños, niñas y adolescentes que buscan encontrar espacios de expresión propios en los muros y que, a su vez, estas expresiones sean denostadas por una parte significativa de la población adulta. De algún modo las personas necesitan aprender y recorrer un camino para desarrollar sus talentos.
De otro lado, no se puede soslayar el hecho de que buena parte de las manifestaciones artísticas en la sociedad responden a una visión ideológica crítica o una estrategia política determinada, en ocasiones marginal. Hay quienes se sienten satisfechos con desarrollar sus obras en espacios cerrados y formales, hay otros que optan por la comunicación, el debate y el encuentro en espacios públicos abiertos. A menudo, porque no nos gusta lo que vemos o lo que acontece, ofrecemos a nuestras comunidades color, formas, embellecimiento, a la hora de expresar nuestros mensajes y sentimientos. No es casual tampoco que la defensa del medio ambiente, la flora y la fauna, la valorización de los pueblos originarios, la defensa de los derechos humanos y una larga lista de motivos colectivos (o causas) que generan o fomentan la identidad social y cultural, estén tan presentes en las manifestaciones de arte callejero.
No se puede restringir el beneficio del arte callejero al desarrollo del turismo en los territorios, como se indica en los fundamentos del proyecto de ley. El arte callejero contribuye a la recuperación de barrios en situación de deterioro o abandono, a cambiar la imagen de comunidades o barrios estigmatizados, a generar, fortalecer o recuperar los lazos de identidad y el sentido de pertenencia de los habitantes con una comunidad. No es casual, entonces, que personas que inicialmente se resisten al desarrollo del grafiti en los muros de su propiedad, terminen con el tiempo solicitando que alguien pinte la muralla con una expresión artística, la misma que por largo tiempo se negó a autorizar.
En suma, es imposible hacer una distinción objetiva y tajante entre un arte callejero “bueno” y “de calidad” y uno que no cumpla esas condiciones, por lo que queda al arbitrio del observador (la audiencia) la apreciación de las bondades de una expresión artística determinada. En el campo académico sí existen criterios y métodos, pero el arte urbano escapa a la mayoría de éstos. Por lo tanto, hacer una distinción entre arte callejero de buena y mala calidad, solo contribuiría a elitizar una práctica esencialmente democrática y popular.
2.- Manifestamos nuestra sentida preocupación por el deseo de encauzar el arte callejero a través de métodos y procedimientos estandarizados de gestión y que la toma de decisiones recaiga en las autoridades municipales.
El arte callejero y el grafiti encuentran en la realidad actual múltiples formas de promoción y fomento: festivales impulsados por centros culturales o asociaciones barriales, fondos concursables, licitaciones, patrocinios por parte de empresas inmobiliarias o instituciones que –como el Metro de Santiago- buscan embellecer y dotar de identidad los entornos donde realizan su actividad principal, talleres de muralismo en escuelas y colegios, encargos, animaciones socioculturales asociadas a la solución de problemas de índole personal o comunitario, etc.
Estas múltiples actividades son administradas y/o gestionadas por ministerios, gobiernos regionales, servicios públicos, municipalidades, colegios, empresas privadas, organizaciones no gubernamentales, organizaciones culturales comunitarias, colectivos –brigadas o crew- y personas a título personal. La mayor parte de las veces artistas, organizaciones y comunidades actúan de manera articulada y en red, potenciando así los escasos recursos disponibles para el desarrollo de las actividades señaladas. Se practica el voluntariado, el trueque, el trabajo colaborativo, el crowdfunding y el aporte propio entre las herramientas de financiamiento más recurrentes.
En el marco de lo anterior, consideramos un serio problema pretender acotar la gestión del arte callejero al ámbito municipal, entidades públicas que –dicho sea de paso- carecen de los recursos necesarios para llevar a cabo las nuevas actividades que se les desea encomendar. La generación de registros públicos de muros susceptibles de ser intervenidas por el arte callejero o la aprobación de diseños y bocetos por parte del Concejo Municipal constituyen mecanismos engorrosos, burocráticos y potencialmente discriminatorios o censores de la libertad de pensamiento y libertad de expresión.
El camino adecuado y seguramente más efectivo de promoción y fomento sería propender a gestionar el arte callejero de manera libre y civilizada entre los cultores interesados en el mismo, respetando el legítimo derecho de los propietarios o administradores de una propiedad a autorizar o no el uso de las murallas o fachadas a su cargo, para ser intervenidas por artistas populares de mayor o menor desarrollo artístico formal.
3.- Manifestamos nuestra preocupación por las medidas coercitivas que se desea implantar con el propósito declarado de mantener limpia y ordenada la ciudad.
De un lado, los abogados señalan que las figuras coercitivas que se desean implantar ya existen en el ordenamiento jurídico actual, particularmente en el código penal, civil y la ley 18.216 que establece las penas sustitutivas, privativas o restrictivas de libertad.
De otro lado, la aplicación de dichas medidas se tomaría acorde a un principio de legitimación activa de las municipalidades, lo que requeriría una discusión con dichas entidades para que estas puedan evaluar la pertinencia y condiciones de ejecución de la nuevas funciones que se les pretende endosar.
En cualquier caso, nos parece pertinente distinguir los inmuebles y servicios públicos, así como aquellos declarados monumento nacional, de los bienes mueble e inmuebles de uso colectivo y el de particulares que pudieran verse afectados por un rayado indiscriminado de sus fachadas. No es conveniente, para una sociedad que aspira a fortalecer la convivencia democrática y la calidad de las relaciones de convivencia, convertir el espacio público –que lo construimos entre todos- en una suerte de fetiche en el cual todo lo que se proponga o realice en el entorno sea objeto de sospecha o percibido como un delito en potencia.
4.- A manera de conclusión, manifestamos que cualquier iniciativa legislativa en este campo, incluido el proyecto de ley ya presentado,
a) debe evitar los siguientes riesgos:
  • Discriminar a los artistas urbanos, al hacer una distinción entre arte bueno y de calidad (muralismo), en contraposición a uno malo y de baja calidad (grafiti).
  • Relacionar el arte malo con personas menores de edad que pintan con aerosol.
  • Coartar las libertades de pensamiento, reunión y expresión, valores decisivos en la construcción de una sociedad democrática que acoge y fomenta la participación de todas y todos.
  • Elitizar el arte, sobre todo aquel que por historia ha sido eminentemente popular y democrático.
  • Criminalizar a artistas que no se sometan al carácter homogeneizador que se busca imponer vía proyecto de ley.
  • Que el arte urbano quede sometido a merced de una ordenanza municipal obligatoria, la cual tendería a burocratizar el proceso de planificación y ejecución, así como cerrar toda otra posibilidad de manifestación y expresión artística en libertad.
  • Acallar mensajes alternativos o disidentes, que no tienen espacio en medios oficiales de comunicación y expresión convencionales.
  • Invisibilizar formas específicas de arte político como papelógrafos, rayados, murales, entre otros, los cuales están siendo ya regulados por la ley de propaganda electoral.
b) debe promover la existencia y desarrollo del arte callejero. Para ello:
  • El arte visual urbano debe ser fomentado con una mirada democrática, popular, comunitaria, educativa, cultural y social.
  • Fomentar el cultivo de talentos artísticos en todos los ámbitos y espacios posibles, creando oportunidades para la libre expresión, sin normalizar la enseñanza en un solo tipo de corriente, escuela o forma de expresión artística.
  • Elaborar políticas públicas ampliamente discutidas por la ciudadanía, que tengan como principio ampliar derechos y garantizar el ejercicio de la libertad de expresión, sin caer en la tentación de restringir o reprimir comportamientos que no sean del parecer de un determinado sector.
En Santiago de Chile, 9 de julio de 2018
URL DEL FORMULARIO PARA ADHERIR A LA DECLARACIÓN DECLARACIÓN PÚBLICA ARTISTAS URBANOS