Monday, August 24, 2015

Una imagen, un pensamiento y... el resto es tuyo



Es preciso saber lo que se quiere; 
cuando se quiere, hay que tener el valor de decirlo, 
y cuando se dice, es menester tener el coraje de realizarlo.

George Clemenceau

Friday, August 14, 2015

HUMOR BY LARRY WRIGHT. Billion Loss


HUMOR BY NATE BEELER. LOCAL OH - Pot on the Ballot

THE COLUMBUS DISPATCH

HUMOR BY J.D. CROWE. Hillary's Smoking Thumb Drive

MOBILE REGISTER

HUMOR BY DENG COY MIEL, SINGAPORE. Japanese War Crimes Apology


HUMOR BY GATIS SLUKA. Heat

LATVIJAS AVIZE

HUMOR BY ANGEL BOLIGAN. Comida chatarra

EL UNIVERSAL, MEXICO CITY

HUMOR BY AREND VAN DAM. bridge of refugees


HUMOR BY PAVEL CONSTANTIN, ROMANIA. America and Russia


+ HUMOR DE CHARLES SCHULZ. PEANUTS. CHARLIE BROWN


HUMOR BY MARIAN KEMENSKY, SLOVAKIA


HUMOR BY TOM JANSSEN. third Greece bailout

THE NETHERLANDS

HUMOR BY MARIAN KEMENSKY, SLOVAKIA. YUAN DOMINO EFFECT


HUMOR BY RAINER HACHFELD. Yuan devaluation

NEUES DEUTSCHLAND, GERMANY

HUMOR BY CHRISTO KOMARNITSKI, BULGARIA. Donald Trump


HUMOR BY CHARLES SCHULZ. PEANUTS. CHARLIE BROWN


HUMOR BY GUY GILCHRIST. PERIQUITA


HUMOR DE TUTE. TUTELANDIA


HUMOR BY PARKER AND HART. EL MAGO DE ID


HUMOR DE TOM WILSON & TOM II. ZIGGY


HUMOR DE SANTY

EL DIARIO DE MALLORCA

HUMOR DE J. M. BARCELÓ

EL DIARIO DE MALLORCA

HUMOR DE BERNARDO VERGARA. MALDITA HEMEROTECA

EL DIARIO

HUMOR DE ROS

El País, viernes 14 de agosto de 2015

HUMOR DE MEL. TOROS


HUMOR DE MAX AGUIRRE


HUMOR DE PERIDIS

El País, viernes 14 de agosto de 2015

HUMOR DE FORGES

El País, viernes 14 de agosto de 2015

HUMOR DE MICO. PATUDOS


Iniciando el contacto con HONRAR LA VIDA con ELADIA BLAZQUEZ y también con MARILINA ROSS



"Honrar la vida"

Nó 
Permanecer y transcurrir 
no es es perdurar, no es existir, 
ni honrar la vida! 
Hay tantas maneras de no ser 
tanta conciencia sin saber, 
adormecida... 
Merecer la vida, no es callar y consentir 
tantas injusticias repetidas... 
Es una virtud, es dignidad 
y es la actitud de identidad 
más dEfinida! 
Eso de durar y transcurrir 
no nos dá derecho a presumir, 
porque no es lo mismo que vivir 
honrar la vida! 

Nó 
Permanecer y transcurrir 
no siempre quiere sugerir 
honrar la vida! 
Hay tanta pequeña vanidad 
en nuestra tonta humanidad 
enceguecida. 
Merecer la vida es erguirse vertical 
más allá del mal, de las caídas... 
Es igual que darle a la verdad 
y a nuestra propia libertad 
la bienvenida! 
Eso de durar y transcurrir 
no nos da derecho a presumir 
porque no es lo mismo que vivir 
honrar la vida!

Marilina Ross Honrar la vida |Encuentro en el Estudio HD

Thursday, August 13, 2015

HUMOR BY OSAMA HAJJAJ, JORDAN. Smartphones Addiction


HUMOR BY SCHOT

DE VOLKSKRANT, NETHERLANDS

HUMOR BY OSMANI SIMANCA, BRAZIL. Cuba Driver


HUMOR BY MARIAN KEMENSKY, SLOVAKIA. HOT SUMMER


HUMOR BY GATIS SLUKA. Putin-style lasagna

LATVIJAS AVIZE

HUMOR BY CRISTINA SAMPAIO. Biodiversity…


+ HUMOR BY PARESH NATH. Obama N-deal campaign

THE KHALEEJ TIMES, UAE

Cecil: el ejemplo de un sistema de compasión que nos aleja de la empatía. ¿Escandaliza que se clame justicia por un león y no por los 50.000 niños que morirán este año en Zimbabue?


¿Escandaliza que se clame justicia por un león y no por los 50.000 niños que morirán este año en Zimbabue? La lógica debiera ser la contraria: hemos necesitado que apareciera Cecil para acordarnos de esos 50.000 niños
Gracias a la política de la compasión a la que se nos aboca, cuanto más crecen las desdichas, las expulsiones y las muertes, más aumenta nuestra desafección sanitaria hacia ellas
La conciencia cierta que se siente responsable, que sabe cómo funciona el sistema, es la misma cuando defiende la emancipación y la dignidad de los humanos que cuando pide justicia animal

Resuena aún el llanto global por el león Cecil, asesinado por un dentista estadounidense aficionado a la caza con arco que lo dejó agonizar casi dos días. Durante la semana en la que se manifestó masivamente  el duelo de los que rechazamos la caza, las y los feministas nos dimos de bruces con una verdad terriblemente incómoda: que personas que no solían manifestar en sus redes la compasión por mujeres muertas, migrantes muertos, transexuales muertos, hombres y mujeres negras muertos, indigentes, pobres y, en general, por la desgracia fatal de todas las personas que forman parte de lo subalterno, sí salían del armario de la indignación por la muerte de un león en África. La explicación de los psicólogos a esta manifestación selectiva de la compasión se ha dado ya y casi siempre toma como referencia central para la reacción de los individuos el mismo sujeto: la víctima.
Resulta problemático tratar de analizar la bondad de fondo de un fenómeno viral, aunque no deje de herirnos la manifestación en las redes de una mayor sensibilización sobre unos temas que sobre otros. Sin embargo, existen demasiados factores psicológicos y mediáticos como para tomar esta parte de la sociedad viral por el todo social. Y no es que sea precisamente optimista, al contrario. Quiero decir que el desapego hacia el otro puede ser aún peor que el que el fenómeno Cecil desvela. Nos quejamos de que hemos puesto el grito en el cielo por Cecil pero no por los 50.000 niños que morirán este año en Zimbabue, pero la lógica, como bien explica Leonardo Anselmi, debiera ser la contraria: hemos necesitado que apareciera el león Cecil para acordarnos de los esos 50.000 niños. Para toparse con el enorme agujero de nuestra compasión, basta con invertir las lógicas, modificar las ópticas, cambiar el foco. ¿Y si iluminamos al cazador en vez de a su víctima?
Al insistir desde las instancias políticas y los medios de comunicación en el protagonismo de la víctima, nos obligan de alguna manera a trocear nuestra compasión en pequeñas porciones, abocándonos a una espiral infinita de lamento que nos incapacita para generar una instancia más productiva:  la empatía. ¿Quién querría hoy racionalizar el sufrimiento del otro cuando contempla tanta y tanta víctima a su alrededor? Qué difícil vivir sometiendo a nuestro cerebro a toda la sucesión de microduelos que está exigiendo, por ejemplo, este verano. Qué perpetuo obituario, cuánta crónica negra que digerir, qué amargor. Mejor dejemos que nuestro cerebro siga su curso natural: que se proteja; que se cierre al sufrimiento. Así, cuando nos veamos obligados a mirar a tanta víctima, a nuestra conciencia le bastará con la compasión, ese sentimiento que se genera cuando nos horrorizamos, no cuando sentimos el horror del otro.
Gracias a esta política de la compasión, cuanto más crecen las desdichas, las expulsiones y las muertes, más aumenta nuestro desafección sanitaria hacia ellas. Imposible, se nos hace imposible tomar cartas mentales en asuntos que se nos han ido totalmente de las manos. Así contada, nuestra política de la compasión parece expresamente diseñada para engrasar un sistema que, en pos del crecimiento infinito, requiere del empobrecimiento y consumo creciente de recursos y vidas.  Permite que todo nos dé, más o menos, igual. ¿Explicará esta política que el grupo de psicópatas que habita el mundo sea mayor o menor? No encuentro datos. Pero qué conveniente para la máquina de producir injusticia que esto sea así. Nuestro cerebro, al rescatarnos del sufrimiento del otro, nos condena. La canción es vieja. Ya la entonó, en su momento, Brecht, sin la justificación extra de la todopoderosa neurociencia.
Sólo se me ocurre una manera de conjurar el embrujo de la compasión para tener la oportunidad de empujar los márgenes de nuestra conciencia moral: dejar de mirar exclusivamente al león, a la mujer muerta, a sus niños asesinados, al magrebí asfixiado en la maleta, a los corredores del túnel de Calais o a los cientos de cuerpos que flotan y flotarán en el Mediterráneo, y buscar las huellas del cazador. Conocer quién es, cómo piensa, a qué intereses responde, porqué se conduce mediante la violencia y qué se lo permite. Rechazar al culpable simplemente llevados por la simpatía o la compasión exige, desde luego, menos esfuerzo y valentía que reconocer al sistema que lo sostiene. Y, sin embargo, una vez diseccionado el sistema, una vez que se ha recorrido de arriba abajo y de abajo arriba la cadena de mando del poder, resulta no sólo fácil sino natural lamentar todas las muertes, cada muerte. Al saber quién hace qué, cómo y porqué se diluye el sueño paralizante de la compasión y solidifica cierta reacción. Ya sea un mínimo rechazo o una profunda rabia, llega el movimiento a la conciencia. La razón tiene la oportunidad de construir un juicio moral para el que todas las vidas importan, las de los animales también.
Pero, claro, no es fácil saber. Hay cosas que no querríamos conocer. Sobre todo cuando, de una manera u otra, hemos de proyectarnos en ese personaje que mata por placer, que mata por poder, que mata por dinero. ¿Acaso no formamos parte del sistema que permite a ese personaje cerrar las fronteras, blindar las ciudades o expulsar a los campesinos de sus tierras? ¿Ese que se enriquece a costa de la muerte en los mercados financieros? ¿El que nos vende los animales, vivos o muertos, o les hace bailar al son que toca su hambre? Si permitimos todo eso como sociedad, alguna responsabilidad habrá de correspondernos a cada uno. A casi todos. Pero la conciencia cierta que se siente responsable, que sabe cómo funciona el sistema, es la misma cuando defiende la emancipación y la dignidad de las personas que cuando pide justicia animal. Es la misma lucha, de la misma conciencia contra el mismo sistema. No se puede defender la liberación de los animales del yugo industrial y recreativo sin haberse comprometido con una vida digna para todas las personas. Lo contrario es sólo un primer paso: el de la compasión.
El Diario

HUMOR DE BERNARDO VERGARA. NO SE ENTERAN

El Diario

HUMOR DE FONTDEVILA. MUY ARRIBA

El Diario

+ HUMOR DE MEL


+ HUMOR DE MAX AGUIRRE


HUMOR DE PERIDIS

El País, 13 de agosto de 2015

HUMOR DE ROS

El País, 13 de agosto de 2015

HUMOR DE FORGES

El País, 13 de agosto de 2015

+ HUMOR DE LINIERES. MACANUDO


HUMOR BY WULFF & MORGENTHALER. WUMO


HUMOR BY AREND VAN DAM. Saint George and the dragon


HUMOR BY PARESH NATH. Hiroshima after 70 years

THE KHALEEJ TIMES, UAE

HUMOR BY JIHO, FRANCE. Lion Hunter


HUMOR BY CHRISTO KOMARNITSKI, BULGARIA