Friday, November 29, 2013

una imagen, un pensamiento y... el resto es tuyo


QUIZÁS HAYA UN CONVENIO TÁCITO ENTRE DOS QUE SE DAN SÓLO PLACER.
PERO DESPUÉS,
¿QUÉ HACE CADA UNO CON LA RESACA DE LA SOLEDAD?

E. Cueto
Las Encrucijadas de Eros
La llave en la cerradura

Thursday, November 28, 2013

Iniciando el día, recordando la presentación e introducción a la CANTATA DE LOS DERECHOS HUMANOS CAÍN Y ABEL (I)



El Simposio de los Derechos Humanos, que se realizó en Santiago entre el 22 y 25 de noviembre de 1978, fue organizado por el Cardenal Raúl Silva Henríquez. A la convocatoria asistieron personalidades nacionales e internacionales, tanto de la Iglesia Católica, de otras iglesias cristianas y confesiones religiosas, como del mundo civil, expertos en materias relacionadas con los derechos humanos y representantes de organismos internacionales. Tanto la inauguración como la clausura de este encuentro tuvieron lugar en la Catedral Metropolitana, único lugar posible para llevar a cabo un encuentro de estas características en tiempos difíciles.

Al concluir el Simposio, se acordó que cada 25 de noviembre se hiciera un acto de compromiso con la promoción y defensa de los Derechos Humanos. "Hoy, en esta Iglesia Catedral, hemos encendido una luz de esperanza en medio de un mundo que busca claridades. Continuaremos caminando al resplandor de esta luz para que nuestras acciones e inspiraciones, nuestros proyectos y deseos, renueven la esperanza entre los oprimidos del mundo entero. Cada 25 de noviembre encenderemos la llama de estos cirio para unirnos de nuevo como hoy a renovar nuestro compromiso de luchar para que todo hombre tenga derecho a ser persona", señala el compromiso asumido en el Simposio sobre los Derechos Humanos.

La cantata de los Derechos Humanos le fue encargada al sacerdote Esteban Gumucio, quien utilizó la metáfora de Caín y Abel para representar la agresión entre los hermanos. La música estuvo a cargo del joven músico, en ese tiempo, Alejandro Guarello y el grupo Ortiga
Fue estrenada en la Catedral de Santiago de Chile teniendo como narrador al destacado actor chileno Roberto Parada, en la música el grupo Ortiga, mas un Conjunto Coral dirigido por Waldo Aránguiz y un Conjunto Instrumental dirigido por Alejandro Guarello, Dirección general Alejandro Guarello.

ANTÁRTICA HOY: Imágenes en algunas báses

Casey Station. Australia

David Station. Australia

Macquire Island Station. Australia

Amundsen-Scott South Pole Station

Mawson Station. Australia

Halley Research Station. Reino Unido

Neumayer Station. Alemania

Scott Base. New Zeland

Rothera Research Station, BAS

Bird Island Research. BAS

King Edward Point Research, South Georgia

King Edward Point


Encuentran registros fósiles de los dinosaurios más australes de Sudamérica. Comprueban tránsito de dinosaurios entre Patagonia y Antártica


• Además sería el primer registro de dinosaurios de la Región de Magallanes, Patagonia Chilena.
• También se encontraron las primeras hojas fósiles de Nothofagus de la “era de los dinosaurios”.

Santiago, 22 de noviembre de 2013.- Paleontólogos dan a conocer el hallazgo de huesos y partes del cráneo de dinosaurios al norte de la Provincia de Última Esperanza, Región de Magallanes, siendo éstos los más australes de Sudamérica y los primeros encontrados en este sector de la Patagonia Chilena. Los investigadores calificaron este hecho como un hito de la paleontología mundial y nacional que permitirá entender la evolución de la flora y fauna entre el extremo sur de América y la Antártica.

El equipo de expertos chilenos, liderados por el Dr. Marcelo Leppe, paleobotánico del Instituto Antártico Chileno (INACH), dio a conocer hoy los resultados de tres años de campañas en la Patagonia Chilena, en la sede de la Fundación Imagen de Chile. Además, estuvieron presente los doctores David Rubilar, del Museo Nacional de Historia Natural, y Alexander Vargas, de la Universidad de Chile, ambos miembros del equipo que analizan las muestras.


El Dr. David Rubilar comentó que se han identificado restos que podrían ser de hadrosaurios e iguanodóntia basales, es decir, “al menos dos formas diferentes de ornitópodos”. Explicó que para determinar si se trata de algo nuevo o no, deberán comparar material hallado con fósiles de otras colecciones paleontológicas del mundo y revisar bastante bibliografía.

Los hadrosaurios o dinosaurios de pico de pato eran herbívoros que tenían más de dos mil dientes en la boca, organizados en grandes placas, que molían y picaban el alimento antes de tragarlo. Podían descansar sobre sus patas delanteras al alimentarse a ras de suelo, siendo facultativamente bípedos para correr o alcanzar alimento en los sitios más altos. Medían entre 8 a 9 metros de largo, y entre 3 y 4 de altura. Generalmente anidaban en grupo. Lo más característico es que tenían la punta del hocico transformada en un pico ancho, como de forma de pato y sin dientes, cubierto de un cuerno con queratina.

Ilustración: Mauricio Alvarez Abel

Respecto a la relevancia del descubrimiento, el Dr. Alexander Vargas añadió que es de suma importancia ya que al parecer se trataría de una capa con alta concentración de huesos, lo que se denomina “bonebed” o “cama de huesos”. “Este tipo de hallazgos, con alta concentración de huesos, no había sido encontrado antes en el país. Todavía se deben seguir las investigaciones de campo para establecer la extensión y concentración de fósiles in situ”, precisó el Dr. Vargas.

Los hadrosaurios han sido frecuentemente encontrados en el hemisferio norte, sin embargo, hay registro de un diente de esta especie en Antártica. De acuerdo a los antecedentes manejados por los paleontólogos, este sería el hallazgo de restos fósiles de dinosaurios más austral del continente y el primero en la Región de Magallanes.
Hojas fósiles de la era de los dinosaurios


Para el Dr. Leppe lo interesante del descubrimiento radica en que se encontraron dinosaurios in situ, lo que “nos entrega una tremenda información del contexto donde vivieron”. De hecho, otro hito importante es que hallaron las primeras hojas de Nothofagus de la era de los dinosaurios. Hojas que por lo menos tienen 66 millones de años, las cuales estaban subyaciendo a los huesos. Habían abundantes improntas fósiles de hojas con al menos 10 morfos de angiospermas y dos tipos distintos de Nothofagus.

Los Nothofagus (Familia Nothofagaceae Kuprian) comprenden 10 especies en Chile, y dominan el paisaje boscoso del sur de Sudamérica, siendo conocidos comúnmente como robles, coihues, lengas, ñirres, raulíes, ruiles y hualos.
“Nunca se habían encontrado hojas de esta especie antes de los 50 millones de años, ni menos en la misma época en que estuvieron presentes en Antártica (80 millones de años)”, puntualiza el actual jefe del departamento Científico del INACH.

Según el paleobotánico, esta información será clave para comprender la historia natural del sur de Chile y la Antártica, masas terrestres que estuvieron unidas permitiendo la distribución de las especies de un lugar para otro, durante la Era del Mesozoico, época en la cual gobernaban los dinosaurios. “Nuestra hipótesis es que Nothofagus llegó desde Antártica a Chile agresivamente dominando el paisaje natural hasta el presente ”, conclye Leppe.

Estos descubrimientos fueron hechos en febrero de este año, por un equipo compuesto por 11 investigadores, muy cerca de la frontera con Argentina, fuera del Parque Nacional Torres del Paine, y a más de 120 km de Puerto Natales. El 2011 se identificó el lugar gracias a imágenes satelitales y al trabajo realizado por el paleobotánico japonés Harufumi Nishida, en años anteriores. Posteriormente efectuaron dos campañas al área para encontrar los sedimentos que dan cuenta del Cretácico Terrestre.

Este proyecto, ha contado con el financiamiento del Laboratorio de Paleobiología de Patagonia y Antártica del INACH, del Institut für Geowissenschaften de la Universidad de Heidelberg, del Fondo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico (Fondecyt), y del Consejo de Monumentos Nacionales.
INACH


Comprueban tránsito de dinosaurios entre Patagonia y Antártica

Descubrimiento de fósiles inéditos en Magallanes consiguió trabajo liderado por el Instituto Antártico Chileno (INACH), presentado en conjunto con la Fundación Imagen de Chile.


Marcelo Leppe, paleontólogo y jefe del Departamento Científico del Instituto Antártico Chileno (INACHI); David Rubilar, paleontólogo del Museo Nacional de Historia Natural y Alexander Vargas, paleontólogo del a Universidad de Chile, expusieron los hallazgos más importantes realizados en la Patagonia chilena durante los últimos 10 años, que  mediante evidencias científicas dan a conocer una posible conexión entre Sudamérica y la Antártica durante el periodo Cretácico terrestre,  con tránsito en ambos sentidos de animales y vegetales.

Los hadrosaurios o dinosaurios de pico de pato eran herbívoros que tenían más de dos mil dientes en la boca, organizados en grandes placas, que molían y picaban el alimento antes de tragarlo. Podían descansar sobre sus patas delanteras al alimentarse a ras de suelo, siendo facultativamente bípedos para correr o alcanzar alimento en los sitios más altos. Medían entre 8 a 9 metros de largo, y entre 3 y 4 de altura. Generalmente anidaban en grupo. Lo más característico es que tenían la punta del hocico transformada en un pico ancho, como de forma de pato y sin dientes, cubierto de un cuerno con queratina.

Los Nothofagus (Familia Nothofagaceae Kuprian) comprenden 10 especies en Chile, y dominan el paisaje boscoso del sur de Sudamérica, siendo conocidos comúnmente como robles, coihues, lengas, ñirres, raulíes, ruiles y hualos.

La Tierra es un lugar dinámico. Un hogar que de tanto en tanto cambia los muebles de lugar e incluso a sus residentes. Pero eso no nos hace asombrarnos menos cada vez que constatamos lo distinto que ha podido llegar a ser y toda la historia que lleva a cuestas.

Presentado en la Fundación Imagen de Chile, se trata del hallazgo de huesos y partes del cráneo de dinosaurios al norte de la provincia de Última Esperanza, los primeros en la Región de Magallanes y los más australes de los que se tiene registro, por lo que fue calificado como un hito en la paleontología mundial.
David Rubilar comentó que se han identificado restos que podrían ser de hadrosaurios e iguanodóntia basales, es decir, “al menos dos formas diferentes de ornitópodos”. Explicó que para determinar si se trata de algo nuevo o no, deberán comparar material hallado con fósiles de otras colecciones paleontológicas del mundo y revisar bastante bibliografía.
Respecto a la relevancia del descubrimiento, Alexander Vargas añadió que es de suma importancia ya que al parecer se trataría de una capa con alta concentración de huesos, lo que se denomina "bonebed" o "cama de huesos". “Este tipo de hallazgos, con alta concentración de huesos, es inédito en el país. Todavía se deben seguir las investigaciones de campo para establecer la extensión y concentración de fósiles in situ”, precisó.
Los hadrosaurios han sido frecuentemente encontrados en el hemisferio norte, sin embargo, hay registro de un diente de esta especie en Antártica. De acuerdo a los antecedentes manejados por los paleontólogos, este sería el hallazgo de restos fósiles de dinosaurios más austral del continente y el primero en la Región de Magallanes.

Hojas fósiles de la era de los dinosaurios

Para Leppe lo interesante del descubrimiento radica en que se encontraron dinosaurios  in situ, lo que “nos entrega una tremenda información del contexto donde vivieron”. De hecho, otro hito importante es que hallaron las primeras hojas de Nothofagus de la era de los dinosaurios. Hojas que por lo menos tienen 66 millones de años, las cuales estaban subyaciendo a los huesos. Habían abundantes improntas fósiles de hojas con al menos 10 morfos de angiospermas y dos tipos distintos de Nothofagus.
“Nunca se habían encontrado hojas de esta especie antes de los 50 millones de años, ni menos en la misma época en que estuvieron presentes en Antártica (80 millones de años)”, puntualiza el actual jefe del Departamento Científico del INACH.
Según el paleobotánico, esta información será clave para comprender la historia natural del sur de Chile y la Antártica, masas terrestres que estuvieron unidas permitiendo la distribución de las especies de un lugar para otro, durante la Era del Mesozoico, época en la cual gobernaban los dinosaurios. “Nuestra hipótesis es que Nothofagus llegó desde Antártica a Chile agresivamente dominando el paisaje natural hasta el presente”, concluye Leppe.
Estos descubrimientos fueron hechos en febrero de este año, por un equipo compuesto por 11 investigadores, muy cerca de la frontera con Argentina, fuera del Parque Nacional Torres del Paine, y a más de 120 km de Puerto Natales. El 2011 se identificó el lugar gracias a imágenes satelitales y al trabajo realizado por el paleobotánico japonés Harufumi Nishida, en años anteriores. Posteriormente efectuaron dos campañas al área para encontrar los sedimentos que dan cuenta del Cretácico Terrestre.
Este proyecto ha contado con el financiamiento del Laboratorio de Paleobiología de Patagonia y Antártica del INACH, del Institut für Geowissenschaften de la Universidad de Heidelberg, del Fondo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico (Fondecyt), y del Consejo de Monumentos Nacionales.
Veo verde

Friday, November 22, 2013

EE UU recuerda a Kennedy


Cientos de personas rinden homenaje en Dallas al presidente, 50 años después de su asesinato en esa localidad


Sobre el gran escenario de un crimen para muchos sin resolver comenzaban a congregarse, antes de que rompiera el alba, cientos de personas en Dealey Plaza para rendir homenaje este viernes a John F Kennedy, medio siglo después de que su vida fuera sesgada antes de tiempo por una bala en Dallas.
Las banderas ondean en la ciudad a media asta. Las calles adyacentes a Dealey Plaza están cortadas al tráfico y solo 5.000 personas tendrán acceso a los actos conmemorativos. Pero ese número es insignificante comparado con todo un país volcado en rendir memoria a un presidente que, quizá porque se convirtió en mito antes de que la realidad manchara su gestión, tiene una popularidad de un 90% entre sus ciudadanos.
La tragedia marcó Dallas para siempre y hoy sus habitantes (el 75% de los cuales no había nacido o no vivía en la metrópoli cuando Kennedy fue asesinado) piden pasar página, que se proclame acabada una era de vergüenza de la que han sido esclavos medio siglo. No quieren borrar la historia, sencillamente “abrazarla sin que sea una herida que se reabra permanentemente sin dejarnos avanzar”, explica el periodista del diario The Dallas Morning News Steve Blow.
A Dallas han llegado esta semana cientos de familias desde puntos tan alejados de esta ciudad tejana como Oregon o Hawai. Eso desde EE UU. Ciudadanos de Japón o Rusia, de viaje por el país, han desviado su ruta o planeado un alto especial para rendir homenaje a un hombre cuya muerte creen que frenó la posibilidad de una manera de hacer política que hubiera hecho mejor a esta nación.
La frase pronunciada el día de su investidura en Washington, una mañana de enero posiblemente tan fría como la que hoy se vive en Dallas, llamando a las ciudadanos a ser parte activa de la sociedad y no preguntar qué puede hacer el país por ellos si no ellos por su país, marcó un antes y un después en la manera de hacer política.
Por primera vez, la Casa Blanca la ocupaba un presidente joven, el más joven en la historia del país, con niños pequeños que jugaban en el despacho Oval y se escondían bajo el escritorio presidencial, como recogió la revista Life. La de Kennedy fue la primera presidencia cuyo día a día era recogido en imágenes, a través de las lentes del fotógrafo Jacques Lowe, al que el matrimonio dio acceso al entender que la imagen era una poderosa arma de comunicación para llegar a los ciudadanos.
Su corta administración vivió momentos difíciles, como la fallida invasión de Cuba o la crisis de los misiles que mantuvo al mundo al borde de una guerra nuclear durante 13 días. La conquista del espacio se inició bajo el mandato del presidente demócrata y el movimiento por los derechos civiles despuntaba, aunque sería Lyndon B. Johnson quien firmaría la legislación que supondría el principio del fin de la segregación racial en EEUU.
Pero las fotografías, ya fueran en color o blanco y negro, solo recogían las luces de la vida de Kennedy. Las sombras quedaron fuera. JFK fue un hombre al que se le dio hasta tres veces la extremaunción a lo largo de su vida debido a sus problemas de espalda y enfermedades como el mal de Addison, un extraño desorden endocrino que provoca perdida de peso y fatiga, entre otros síntomas.
El presidente que lucía dinámico y radiante de energía ante las cámaras llevaba de manera permanente un corsé para contrarrestar los terribles dolores de espalda que le dejaron las heridas que sufrió cuando se hundió su lancha torpedera en aguas del Pacífico en agosto de 1943, arrollada por un destructor japonés durante la II Guerra Mundial.
Hace 50 años brillaba el sol sobre las calles de Dallas que recibían al presidente entre gritos de júbilo y pancartas que apostaban por su reelección en 1964. Hoy, la ciudad parece que ha querido mostrar su pena cubriéndose de nubes grises que dejan caer una fría lluvia, con temperaturas muy poco superiores a los cero grados.
La muerte del primer presidente ‘televisivo’ quedó grabada en cámara para la posteridad por un empresario textil de origen ruso admirador del presidente cuando la limusina presidencial descendía por la calle Elm. Es el conocido comoFilm de Zapruder, que sirvió de base para la investigación del FBI y el Servicio Secreto pero que también abrió la puerta a los amantes de las teorías de la conspiración.
La calle en la que fue tiroteado el 35 presidente de la nación ha sido asfaltada a lo largo de resta semana. Se han borrado las dos grandes X blancas que localizaban los dos impactos de bala que sufrió, uno en la garganta y el otro en el cráneo. Pero la huella de lo que sucedió aquí hace medio siglo es indeleble.
El país

JFK: Cronología de un mito


El 20 de enero de 1961 John Fitzgerald Kennedy jura el cargo con una frase para la posteridad: "No preguntes lo que tu país puede hacer por ti, sino lo que tú puedes hacer por tu país".

Es el presidente mas joven en llegar al cargo en los Estados Unidos, el primero católico y encarna una nueva era de esperanza para la generación del Baby Boom después de la guerra. 

En mayo de ese mismo año JFK se compromete a enviar el hombre a la luna antes de que acabe la década y pone en marcha el programa Apolo, una apuesta ganada en 1969, con el viaje del Apolo 11.

De su breve pero intenso mandato, para los libros de historia queda su enfrentamiento con la Unión Soviética durante la crisis de los misiles, que tuvo al mundo al borde de una guerra nuclear y que provocó la imposición de un embargo estadounidense a la Cuba de Castro. 

Kennedy es también el presidente de la Guerra Fría. Su viaje al Berlín dividido dejó otro de los grandes momentos de la historia, condensado en una sola frase, pronunciada en alemán: "Ich bin ein Berliner" (26 de junio de 1963).

En Estados Unidos, la época de Kennedy es la de la lucha por los derechos civiles de los negros y de la marcha sobre Washington en agosto de ese año con Martin Luther King, al que recibe en la Casa Blanca junto con otros líderes del movimiento. 

Sin embargo, el mito de Kennedy no sería el mismo sin el trágico día del 22 de noviembre de 1963 en Dallas. La escena es brutal: Acompañado por su esposa, es alcanzado por un disparo ante las cámaras de televisión. 


¿Recuerda el asesinato de Kennedy?



¿Dónde estaba usted el día que asesinaron al expresidente John F. Kennedy? Habitantes de Washington, Londres y Paris comparten sus recuerdos sobre la tragedia que conmovió el mundo hace 50 años.


EEUU: se cumplen 50 años del asesinato de John Kennedy



Se cumplen 50 años del asesinato del presidente John Kennedy. EE.UU. prepara actos oficiales de conmemoración del crimen que dejó una herida en la historia estadounidense y cuya sociedad aún no logra aceptar la versión oficial de los hechos.


El primer presidente que reconoció el poder de los hispanos



“Estoy muy contenta de estar en el gran Estado de Texas...” Así comenzó su discurso Jackie Kennedy en la noche del 21 de noviembre de 1963. Acompañaba al presidente en un acto celebrado por una de las organizaciones hispanas de Houston (Texas). “Me siento muy feliz de estar hoy aquí, pero para que quede totalmente claro, invito a mi esposa a que diga unas palabras también”. John Fitzgerald Kennedy, apenas 15 horas antes de morir, se había convertido en el primer presidente estadounidense en reconocieron la importancia del voto hispano.
Sus palabras, recibidas con un fuerte aplauso y gritos de ¡Viva Kennedy! eran un agradecimiento a la campaña que hicieron a su favor los mexicanos desde Texas hasta California, contribuyendo a su victoria en 1960. Entonces, Kennedy perdió el respaldo de los electores blancos de Texas por 150.000 votos. El 85% de los texanos de origen mexicano, cerca de 200.000, compensaron esa pérdida ayudando a que el candidato demócrata venciera en un Estado clave para llegar a la Casa Blanca.
Kennedy también venció en Nuevo México, California, Arizona e Illinois, pero tardaría tres años en reconocer la influencia de los votantes hispanos y el trabajo de numerosas organizaciones locales que, bajo mismo lema que escuchó la última noche de su vida, Viva Kennedy, recabaron votos para su campaña.
La mayoría de esas asociaciones pertenecían a LULAC, La Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos, que apenas un mes antes de la visita del presidente demócrata ni siquiera se atrevía a soñar con su presencia en aquella ceremonia. Pero allí estuvo Kennedy y allí, rodeado por un grupo de mariachis, ofreció un breve discurso en el que habló de América Latina como un aliado para la paz y la prosperidad en el hemisferio.
Los historiadores han bautizado aquella aparición como la primera ocasión en que un presidente de EE UU celebra el poder y la influencia del voto hispano en las elecciones. Desde 1960 hasta 2012, el grupo de población -y de votantes- de mayor crecimiento demográfico de las últimas décadas ha demostrado que su palabra puede decidir quién es el próximo inquilino de la Casa Blanca.
Kennedy logró el 85% del voto mexicano-americano. Cuatro décadas después, un republicano de Texas, George W. Bush, sería el último candidato de su partido en llegar a la presidencia con un amplio respaldo de los hispanos, el 40%. Ese porcentaje ha sido marcado ya como la cifra mágica que deberá superar cualquier republicano para regresar a Washington. Obama lo ha puesto aún más difícil: su reelección se debe, en buena parte, al 70% de los hispanos que le dieron su voto.
El respaldo hispano a Kennedy, un candidato demócrata de Massachusetts, superó uno de los mayores obstáculos de la época al voto de las minorías raciales. Cuando muchos establecimientos públicos todavía colgaban carteles que prohibían el paso a negros y mexicanos, cuando éstos aún debían pagar la llamada “tasa electoral” (poll tax) para votar, los bautizados como clubes ‘Viva Kennedy’ desafiaron las normas registrando a votantes en el Sur del país.
El presidente demócrata sería precisamente el responsable de allanar el camino para las históricas leyes de Derechos Civiles (1964) y de Derecho a Voto (1965), que acabaría aprobando su sucesor. Centradas fundamentalmente en eliminar la discriminación que afectaba a millones de afroamericanos en todo el país, especialmente en los Estados sureños, los estadounidenses de origen mexicano también abogaron por eliminar medidas como las tasas electorales, un obstáculo de 1,5 dólares que impedía que muchos de ellos ejercieran su derecho a votar.
Desde 1960, el voto de los hispanos se ha multiplicado hasta los 12.5 millones que se estima participaron en las últimas elecciones. Muchos han identificado la primera victoria de Obama, en 2008, como la primera muestra del poder hispano. Pero puede que Kennedy, casi medio siglo antes, supiera que su influencia solo acababa de empezar.
El País

Iniciando el día con música. Luis Pastor y Lourdes Guerra - Mariposa de Noviembre. Homenaje a Violeta Parra



LA VOZ DE MI CORAZÓN
ES UN PÁJARO QUE CANTA
GORRIÓN DEL PUEBLO CANTOR
COMO FUE VIOLETA PARRA.

SU NOMBRE COLOR Y FLOR 
SU APELLIDO DE UVA Y VINO
DEL CANTO DE SU DULZOR.
AL DOLOR DE SU DESTINO

MARI MARIPOSA DE NOVIEMBRE
VIOLETA DE MI JARDÍN
UN RACIMO DE CANCIONES
DE TU PARRA YO COGÍ.

MARI MARIPOSA DE NOVIEMBRE
PARRA DE MUCHAS CANCIONES
VIOLETA VOZ Y GUITARRA
DE TODOS LOS CORAZONES.

LA VOZ DE MI CORAZÓN
ES UN PÁJARO CONTENTO
JILGUERO DE LA EMOCIÓN
QUE BEBE DEL SENTIMIENTO.

LA VOZ DE MI CORAZÓN
ES UN PÁJARO QUE CANTA
ALMA QUE VUELA EN LA VOZ
PALOMA DE LA PALABRA.


MARI MARIPOSA DE NOVIEMBRE
VIOLETA DE MI JARDÍN
UN RACIMO DE CANCIONES
DE TU PARRA YO COGÍ.

MARI MARIPOSA DE NOVIEMBRE
PARRA DE MUCHAS CANCIONES
VIOLETA VOZ Y GUITARRA
DE TODOS LOS CORAZONES.

LA VOZ DE MI CORAZÓN
ES UN CANTO DE CIGARRA
DEL CORO DE TANTOS PUEBLOS
QUE VIVEN SIN ESPERANZAS.

MARI MARIPOSA DE NOVIEMBRE
VIOLETA DE MI JARDÍN
UN RACIMO DE CANCIONES
DE TU PARRA YO COGÍ.

MARI MARIPOSA DE NOVIEMBRE
PARRA DE MUCHAS CANCIONES
VIOLETA VOZ Y GUITARRA
DE TODOS LOS CORAZONES.


Thursday, November 21, 2013

MEDIO AMBIENTE: Muerte masiva de estrellas de mar desconcierta a científicos


Descomposición avanzada de estrellas de mar, en su mayoría P. helianthoides y una Solaster dawsoni en un estado de descomposición menos avanzado, en Kelvin Grove, Columbia Británica, Canadá, en septiembre. (Jonathan Martin)

Los científicos no necesitan de una disección para saber que una alta mortandad de estrellas de mar ocurre tanto en Canadá como en Estados Unidos, pero las razones son difíciles de encontrar, y no están seguros de qué va a pasar en el futuro.
Las criaturas se convierten en una "sustancia viscosa” desde Nueva Jersey hasta Maine en la costa este, y en la costa oeste en Washington, California, Alaska, y Vancouver.
Marta Gómez-Chiarri, profesora de la Universidad de Rhode Island, dijo que los hechos apuntan a un desarrollo excesivo que provocó una enfermedad.
"Hubo un gran aumento en el número de estrellas de mar hace unos tres o cuatro años, y, a menudo cuando usted tiene una explosión de una población de cualquier especie se termina con un brote de enfermedad", dijo Gómez-Chiarri en un comunicado de prensa de la universidad.
Cuando no hay suficiente comida para ellos se genera estrés, y el aumento en la densidad de la población conduce a un aumento de la transmisión de enfermedades, explicó Gómez-Chiarri.
Sin embargo, el proceso de estabilización de la población parece estar yendo demasiado lejos, lo que deja a los investigadores batallando para averiguar qué hacer.

"Ahora que la enfermedad se encuentra en el medio ambiente, puede ser difícil llevar a la población a su normalidad", admitió la profesora y agregó que "las enfermedades no desaparecen completamente después de una muerte masiva".
El problema se manifiesta de una manera sorprendente. En algunas áreas, como Rhode Island, los investigadores están teniendo problemas incluso para encontrar suficientes estrellas de mar para estudiar.
La enfermedad que las está derritiendo se llama “síndrome debilitante de las estrellas de mar”, de acuerdo a la Universidad de California en Santa Cruz. Al menos 10 especies diferentes están sufriendo de la enfermedad, sólo en la zona oeste de EE.UU más de una docena de diferentes lugares vieron desaparecer poblaciones completas de estrellas de mar.
Aunque es probable que la superpoblación sea la fuente del problema, los expertos no tienen una buena idea del origen de la enfermedad, afirmó la veterinaria Lesanna Lahner a KING5 en Seattle.
Los biólogos del Acuario de Seattle, Jeff Christiansen y Joel Hollander, se dirigieron al Estrecho de Puget para buscar estrellas de mar tanto sanas como enfermas para tratar de obtener más información.
"Hay una gran cantidad de estrellas de mar derritiéndose ahí afuera, incluso más que hace un par de días", afirmó Christiansen. "Había un animal sano muy cerca de un animal enfermo, no existían concentraciones de enfermos ni concentraciones de sanos”.
Lahner tomó las criaturas que juntaron para llevárselas al laboratorio y tomar muestras.

"Es preocupante ver que en un corto período de tiempo estamos presenciando que el 60 por ciento de estas especies en esta área están enfermas”, dijo Christiansen. En especial porque todo parecía estar bien hace apenas unas semanas.
Jonathan Martin, biólogo marino y aficionado del buceo, se encontró con las estrellas de mar enfermas cuando fue a bucear en las aguas de Columbia Británica en Canadá.
"Nos empezamos a dar cuenta que las estrellas de mar muertas tenían los brazos como cortados", afirmó Martin,quien publicó fotos en Internet, a National Geographic.
Comenzó a investigar el problema después de la inmersión y descubrió que otras personas vieron el mismo fenómeno.
"Realmente tocó una fibra sensible en otros buceadores que estaban viendo el fenómeno en Facebook y en los medios sociales, tanto a nivel local como en lugares tan lejanos como California y que estuvieron viendo cosas similares", dijo Martin.
Mientras Martin también cree que la causa podría ser la explosión demográfica de la población de estrellas de mar, advierte a la gente que no debe sacar conclusiones rápidamente.
"Cuando publiqué esto en Facebook, algunas personas inmediatamente pensaron que esto se debe al calentamiento global y otras actividades relacionadas con el hombre. Si bien esto es ciertamente una posibilidad, todo es especulación".

El problema desconcierta a los expertos en Vancouver, donde las estrellas de mar están sufriendo en aguas abiertas, como en Howe Sound y en el puerto de Vancouver.
"Las que están enfermas tienden a desmoronarse en frente de tus ojos", afirmó el biólogo marino del Acuario de Vancouver Jeff Marliave a KUOW. "De hecho un brazo se separa del cuerpo y se arrastra lejos. Se convierten en algo viscoso".
Marliave cree que la enfermedad es algo bueno porque la población se estaba saliendo de control, pero también está buscando la manera de eventualmente detenerla.
"Estoy dándole vueltas hace más de una década, ¿cómo vamos a controlar a este muy capaz asesino y devorador de vida marina?", dijo. "Esta parece ser la solución. Si tienes muchos de ellos por mucho tiempo, se van a enfermar".

El ecólogo marino de la Universidad de Washington, Robert Paine, dijo que la vida en el agua está a menudo plagada de enfermedades, pero las causas generalmente no se entienden.

"Cuando se produjeron estas plagas en el pasado, el trabajo de identificar un microorganismo desconocido y decir, 'esto es lo que hizo', es muy duro. Es ciencia difícil", aseguró Paine. "Sabemos que hay un número indeterminadamente grande de bacterias y virus en el océano", concluyó el biólogo.
La Gran Época

Foto/Noticias: El perro que “conquistó” el Everest y otras noticias del mundo animal

Rupee, un perro callejero rescatado por su actual dueña cuando era un cachorro, se convirtió en el primer can en escalar el Everest. El animal subió al campo base de la famosa montaña, a 5.181 metros sobre el nivel del mar.

Una cría de hamadríade en el zoo de Berlín.

La feria anual de burros en la aldea india de Vautha.

Un caimán de Cuvier, representante de la especie de caimanes más pequeña del mundo, en el zoo de Magdeburgo, Alemania.

La exposición “Zoomundo. Animales domésticos” en Krasnoyarsk.

Un rinoceronte blanco en un parque nacional de Kenia.

Un potrillo de cebra con su madre en el zoo de Berlín.

En el zoo de Asunción, Paraguay, el pasado 9 de noviembre nacieron tres crías de tigre de Bengala.

RIA NOVOSTI

La detección de 28 partículas fantasma inicia una nueva era en la exploración espacial

Neutrinos extraterrestres detectados en el Polo Sur
El observatorio IceCube, construido en la Antártida. Science

Si a Shackleton o a Amundsen les hubiesen contado que algún día habría un laboratorio gigante con aspecto de nave espacial sobre los mismos hielos que destrozaban sus barcos y mataban a sus tripulaciones en la Antártida, hubieran pensado que se trataba de una locura. Y lo mismo le ocurrió en los años 70 a las autoridades norteamericanas cuando escuchaban a un grupo de investigadores de Estados Unidos plantear la idea de construir un cubo de un kilómetro por un kilómetro enterrado a 2.500 metros de profundidad bajo el hielo de la Antártida para observar los neutrinos que llegan desde el Universo. Pero esa locura es una realidad que acaba de producir sus primeros resultados importantes, y prometen revolucionar la Astronomía.
El grupo de 276 científicos de 12 países que trabaja en IceCube ha detectado por primera vez neutrinos -un tipo de partículas subatómicas que pueden generarse en el Sol, en fenómenos astrofísicos como el Big Bang, el CERN o en las centrales nucleares- de alta energía que proceden de más allá de nuestra galaxia.
«Este es el primer indicio de neutrinos de muy alta energía de fuera del Sistema Solar», explicaba ayer Francis Halzen, investigador principal de IceCube, profesor distinguido de Física en la Universidad de Wisconsin-Madison y verdadero padre intelectual del proyecto. «Es muy gratificante ver finalmente lo que hemos estado buscando.Este es el comienzo de una nueva era para la Astronomía», sentenció.

Uno de los agujeros del IceCube, taladrados en el hielo. | Science


La frase de Halzen está justificada. Este descubrimiento supone que se podrá utilizar la información que se pueda extraer de los neutrinos provenientes del espacio para hacer Astronomía. Según, Juan Antonio Aguilar, investigador de la Universidad de Ginebra y miembro del equipo de IceCube, el hallazgo es similar a la primera vez que se utilizaron rayos X o radiación Gamma para obtener imágenes del espacio profundo, dos técnicas que revolucionaron la investigación astronómica moderna.

Una nueva puerta al espacio

Los neutrinos pueden producirse a partir de muchas fuentes, algunas del espacio y otras situadas en la atmósfera terrestre. De hecho, esta no es la primera vez que se detectan neutrinos cósmicos. En 1987, varios detectores alrededor del mundo observaron un pulso de neutrinos de baja energía producidos por una supernova cercana (una explosión estelar).
El número de neutrinos extraterrestres detectados -28- puede parecer escaso para dos años de trabajo, pero la clave está en la energía que tienen. «Los neutrinos que hemos detectado tienen energías entre un millón y mil millones más energía que los neutrinos solares o de la Supernova de 1987», explica Carlos de los Heros, profesor de la Universidad de Uppsala y uno de los investigadores que diseñaron el prototipo del observatorio IceCube. Nunca se habían detectado estas partículas de muy alta energía -porque hasta la construcción de IceCube no existía ningún observatorio capaz de hacerlo-, y eso abre una nueva puerta a la exploración del espacio.
IceCube es la trampa de neutrinos más sensible que se haya construido jamás y la única lo bastante grande para cazar neutrinos cósmicos de muy alta energía. El observatorio astronómico, al contrario que los telescopios que todo el mundo puede tener en mente, consiste en 87 agujeros taladrados en el hielo polar hasta una profundidad de más de 2.000 metros. En cada uno de ellos se desliza una cuerda que lleva anudados unos detectores del tamaño de pelotas de baloncesto. Y son precisamente esas esferas las responsables de captar las tenues señales de los neutrinos que atraviesan la Tierra provenientes de la atmósfera, del Sol y del espacio exterior al Sistema Solar.
El Sol emite un flujo muy intenso de neutrinos, pero son de una energía muy baja, de unos 10 MeV. Y la misma magnitud emiten las supernovas o las centrales nucleares, debido a la desintegración de núcleos inestables producidos al quemar el combustible.
«Somos ciegos a esos neutrinos, -explica De los Heros-. El diseño del detector desde el principio estuvo enfocado a buscar neutrinos de energía mucho más alta. Y tras muchos años de planificación y construcción, el detector ha dado sus frutos». Los 28 neutrinos extraterrestres observados tienen energías desde 30 millones de MeV, hasta dos de ellos con energías por encima de los 1.000 millones de MeV (1.000 TeV). Estos dos neutrinos muy energéticos son tan importantes para los investigadores y para el futuro de la Astronomía que han terminado por ponerles apodo: Ernie y Bert (Epi y Blas).
El Mundo

La detección de 28 partículas fantasma inicia una nueva era en la exploración espacial


Laboratorio en superficie de IceCube
Los ordenadores en el laboratorio de IceCube recogen los datos en bruto que se producen en los detectores enterrados en el hielo antártico. Los sucesos con especial interés se envían hacia los centros de investigación del norte por vía satélite. Felipe Pedreros, IceCube/NSF


A finales de los años 20, cuando el sueño de dominar la inmensa energía que mantiene los átomos unidos comenzaba a hacerse realidad, Wolfgang Pauli trataba de resolver una aparente incoherencia en el funcionamiento de la materia. Cuando se desintegraban algunos núcleos atómicos, desaparecía cierta cantidad de energía de manera inexplicable y eso era una transgresión intolerable de las leyes físicas. Para salvar el principio de conservación de la energía, Pauli propuso la existencia de una partícula fantasmagórica, sin carga eléctrica, con una masa ínfima y que prácticamente no interaccionaría con la materia. Veintiséis años después, y gracias a otro fruto de los avances de la física atómica, Frederik Reines y Clyde Cowan, junto a un reactor nuclear, detectaron por primera vez un neutrino.


En aquellas décadas prodigiosas entre las dos guerras mundiales, los progresos en el conocimiento de la materia que dieron a conocer el neutrino coincidieron también con otros momentos transformadores para la astronomía. Edwin Hubble nos enseñó que nuestra galaxia era solo una entre muchas y Fritz Zwicky planteó la posibilidad de que algunas estrellas acabarían su vida con un inmenso estallido: supernovas que en su último estertor llenarían el espacio de rayos cósmicos ultraenergéticos. Más de 80 años después, un artículo que hoy se publica en la revista Science reúne de alguna manera a Pauli, Hubble y Zwicky y puede que, en palabras del investigador de la Universidad de Maryland (EEUU) y coautor del artículo Gregory Sullivan, haya dado comienzo a “la era de la astronomía de neutrinos”. Estas partículas predichas por Pauli podrían servir para estudiar de una forma completamente nueva las supernovas y los rayos cósmicos anunciados por Zwicky y además podrían hacerlo en galaxias lejanas como las que descubrió Hubble.

Esta “nueva era” de la cosmología comenzó en abril de 2012, en la Antártida. Allí está instalado IceCube, el que se puede considerar el mayor telescopio del mundo, un artefacto descomunal que costó 271 millones de dólares y requirió seis años de construcción. Enterrados bajo el hielo del Polo Sur, a profundidades de entre 1,5 y 2,5 kilómetros, hay 5.160 detectores distribuidos en un espacio de un kilómetro cúbico. Una gigantesca trampa preparada para capturar unas partículas tremendamente escurridizas.
Por dar una idea de lo difícil que es atrapar a un neutrino, hay que tener en cuenta que billones de ellos nos atraviesan cada segundo, pero si el detector solo tuviese nuestro tamaño, serían necesarios 100.000 años para ver interactuar a un neutrino con uno de nuestros átomos. La ausencia de carga eléctrica hace que no se vean afectados por la fuerza electromagnética y su levedad les hace inmunes a la gravedad. Son tan indiferentes frente a otras partículas que podrían atravesar un bloque de plomo de más de nueve billones de kilómetros de grosor sin problemas.
Pese a la dificultad de la tarea, un detector como IceCube es capaz de captar gran cantidad de neutrinos de baja energía como los producidos en los choques de los rayos cósmicos contra la atmósfera. Sin embargo, lo que sucedió en abril del año pasado fue aún más extraordinario. Dos neutrinos de más de 1.000 teraelectronvoltios (TeV) habían atravesado los dispositivos de IceCube. Normalmente, los que proceden del Sol y del impacto de los rayos cósmicos tienen entre uno y diez TeV, 100 como mucho. Esa elevada energía hacía sospechar que habían surgido fuera del Sistema Solar, en algún evento cósmico ultraviolento. A partir de ahí, los responsables de IceCube volvieron a buscar en sus registros entre mayo de 2010 y mayo de 2012. Allí, encontraron otros 26 sucesos de alta energía, que hoy se presentan en Science junto a los dos superneutrinos conocidos como Epi y Blas.
“Estos descubrimientos abren lo que llamaríamos la astrofísica de más altas energías y, probablemente, aunque aún se deberá determinar, la era de la astrofísica de neutrinos extragalácticos”, opina Carlos Peña Garay, investigador del Instituto de Física Corpuscular (UV/CSIC) de Valencia. “Hasta ahora, con los telescopios que observan rayos X o el espectro de luz visible, cuando estudiamos un agujero negro o una supernova nos estamos quedando en lo que sucede alrededor de esas máquinas que aceleran las partículas a muy altas energías, pero no vemos lo que está pasando realmente en su interior”, explica Peña Garay. “Con los neutrinos podremos ir más allá de los procesos electromagnéticos y se podrá observar lo que sucede con las interacciones fuertes y débiles dentro de estos aceleradores de partículas astrofísicos”, añade.

Un Nobel para la astronomía de neutrinos

Aún queda trabajo para saber si los neutrinos capturados en IceCube proceden de fuera de la Vía Láctea, pero es probable que tarde o temprano se sepa. De hecho, ya en 1987 Masatoshi Koshiba, en lo que se considera el inicio, aunque fuese incipiente, de la astronomía de neutrinos, detectó neutrinos procedentes de la supernova SN 1987A, que se encuentra en la Gran Nube de Magallanes, una pequeña galaxia vecina de la nuestra. Por este hallazgo, Koshiba recibió en 2002 el premio Nobel junto a Raymond Davis, pionero en la detección de neutrinos cósmicos.
Uno de los misterios que se pueden resolver en esta nueva era de la astronomía es el origen de los rayos cósmicos. “Estos rayos son partículas cargadas de energía (protones o núcleos de átomos más pesados) que llegan hasta la Tierra a unos niveles energéticos muy superiores a los que se pueden alcanzar en el LHC, el acelerador más potente del mundo”, explica el investigador de la Universidad de Wisconsin Claudio Kopper, uno de los responsables de comprender los datos recogidos por IceCube. “Pero encontrar su origen es complicado, porque como estas partículas tienen carga, se ven afectadas por los campos magnéticos galácticos e intergalácticos y sus trayectorias pasan de ser rectas a verse curvadas”, añade Kopper. Por ese motivo, es muy complicado determinar su dirección y averiguar su origen. “Sabemos, sin embargo, que estas partículas de alta energía pueden experimentar interacciones en sus fuentes que generan neutrinos ultraenergéticos”, apunta. “Como los neutrinos no tienen carga e interactúan muy rara vez, es más sencillo conocer su origen y llegan a nosotros prácticamente intactos”, concluye.
Ahora, los científicos, con los datos que recogerá a lo largo de los próximos años IceCube, tratarán de encontrar el punto del que proceden estos neutrinos de alta energía. Después, observando en el cielo qué tipo de objetos se encuentran en esa dirección, será posible conocer, por fin, qué tipo de monstruos del universo tienen el poder necesario para acelerar las partículas hasta las energías descabelladas que conocemos. Hace 80 años, Pauli, Zwicky y Hubble resolvieron algunas preguntas fundamentales sobre la naturaleza del mundo en que vivimos y con ellas iniciaron a la humanidad en nuevos misterios entonces insondables. Hoy, en una revista estadounidense se anuncia que un inmenso ingenio enterrado bajo el Polo Sur promete acabar con algunos de aquellos misterios y amenaza con introducirnos en otros aún más intrincados. Los autores del hallazgo lo tienen claro: una nueva era ha comenzado.

REFERENCIA



Montaje de IceCube
Miembros de la colaboración IceCube trabajando en el despliegue de los detectores cerca del polo sur. Los trabajos acabaron en 2010 y duraron seis años. Freija Descamps. IceCube/NSF


Recreación artística de los detectores enterrados
IceCube está compuesto por 5.160 detectores como los que se ven en la recreación suspendidos en 86 cables incrustados en un kilómetro cúbico de hielo bajo el polo sur. Jamie Yang. IceCube Collaboration



Inserción de un detector
Los detectores se incrustan en el hielo que se perfora con chorros de agua caliente a alta presión. Después, los detectores quedan fijados cuando el hielo se vuelve a formar a su alrededor. IceCube/NSF


La escala de IceCube
En la imagen se pueden ver las dimensiones descomunales del telescopio en comparación con una gran infraestructura como la Torre Eiffel. IceCube/NSF



Epi
Epi (Ernie, en la versión en inglés), con 1,4 Petaelectronvoltios es el neutrino más energético jamás observado. IceCube Collaboration

Blas

Blas (Bert en su versión en inglés) es el segundo neutrino más energético jamás observado con 1,4 Petaelectronvoltios. IceCube Collaboration


Materia