Thursday, August 29, 2013

MEDIO AMBIENTE: Rechazo transversal a “Ley Monsanto” obliga al Gobierno a retroceder. Rodrigo Román: "No es posible que el régimen alimentario sea regulado por el mercado



Rechazo transversal a “Ley Monsanto” obliga al Gobierno a retroceder



El Gobierno retiró la urgencia que había puesto al proyecto de ley de obtentores vegetales, conocido como “Ley Monsanto”. Esto después de que una serie de organizaciones ciudadanas manifestaran su rechazo a la iniciativa, que además, cuenta con el rechazo de la población indígena ante la falta de la debida Consulta.

Este jueves organizaciones ciudadanas junto a las senadoras DC Ximena Rincón y Soledad Alvear manifestaron su rechazo al proyecto que busca regular los derechos de propiedad obtenciones vegetales y solicitaron al Ejecutivo que retire la iniciativa antes de que esta sea votada en la Cámara Alta.
Recordemos que este martes 27 de agosto el Ejecutivo le puso urgencia a la iniciativa, que subió del puesto 21 de la tabla para ser votada este miércoles 28 en la Comisión de Agricultura del Senado. Sin embargo, las autoridades desistieron con el pasar de las horas y que las organizaciones atribuyeron al descontento expresado por la ciudadanía en diversas marchas que se han desarrollado estos últimos días, tal como indicó Iván Santandreu de Chile Sin Transgénicos.
En este sentido, el dirigente de Chile Sin Transgénicos señaló que “claramente es un tropiezo para el Gobierno y es un logro ciudadano porque los senadores se fueron sumando en contra de esta ley, fueron entendiendo y comprendiendo que esto era negativo. A la hora de sumar y restar se dieron cuenta que probablemente esto se iba a rechazar, de manera que prefirieron sacarle la urgencia y lo dejaron como un proyecto más. Con la cantidad de proyectos que hay para que sea visto de nuevo, es una posibilidad remota, salvo que le coloquen urgencia”.
Los productores y unidades de investigación dedicadas al mejoramiento genético han sostenido que las organizaciones no están bien informadas cuando señalan que el proyecto privatiza las semillas y restringe su acceso a los pequeños agricultores, indicando que aquí, lo que se busca hacer es reconocer a los creadores de variedades vegetales y regularizar sus derechos.
Sobre esto se refirió María Elena Rozas coordinadora de la Red de Acción de Plaguicidas y sus Alternativas para América Latina (Rapal): “Lo que pasa es que le da propiedad intelectual que viene siendo lo mismo, es decir, son problemas de lenguaje, pero en la práctica es eso lo que ocurre. La semilla tiene dueño y hay que pagar una patente por esa semilla, independiente el nombre que se le ponga, eso es en la práctica. Aquí hay intereses creados y así como se privatizó el agua, se pretende privatizar la semilla, es tan simple como eso. Un proceso de control a nivel internacional sobre los recursos de los países”.
Pero no sólo organizaciones sociales y ambientales se enfrentan a la iniciativa. Diversas comunidades mapuche presentaron un recurso de protección en la Corte de Apelaciones de Valparaíso indicando que aquí no se ha realizado la consulta que establece el Convenio 169 de la OIT, y que, el aprobar el texto sería un hecho inconstitucional. Esto ha sido una de las preocupaciones de Chile Sustentable, tal como indicó la especialista María Isabel Manzur.
Por esto, la ecologista de Chile Sustentable explicó que “nosotros adherimos al Convenio 169 de la OIT y eso significa que proyectos de ley, iniciativas legislativas, que puedan impactar de alguna manera a los pueblos originarios de este país, tienen que ser consultadas, por lo tanto, este mecanismo debería ser siempre. Es muy importante que se consulte la opinión, que se les informe del proyecto y luego se les consulte la opinión”.
Cabe recordar que esta ley habilita el convenio UPOV-91, el que Chile se comprometió a firmar a través de su Tratado de Libre Comercio (TLC) con los Estados Unidos.
La ambientalista recordó que el UPOV 91 reemplaza al acta UPOV 78 que está vigente en nuestro país y que no da los mismos resguardos a los grandes productores, es decir, no entrega derechos a empresas como Syngenta, Bayer o Monsanto. Además, recordó que esta ley es complementaria a la que habilita el cultivo y uso de Transgénicos en nuestro país y que crean todo un sustento para esta industria.
Radio U Chile


El candidato a diputado del Partido Igualdad, se refirió al polémico proyecto que deberá ser votado en el Senado

Senadoras Alvear y Rincón votarán en contra de la "ley Monsanto"



Parlamentarias DC manifestaron su rechazo a la iniciativa que debe ser votada en la Sala de la Cámara Alta.
La iniciativa está en la tabla de la sesión del martes 3 de septiembre, luego que su discusión fuera postergada en dos ocasiones.

Las senadoras de la DC Ximena Rincón y Soledad Alvear manifestaron su rechazo al proyecto que regula derechos de obtenciones vegetales conocida como la "ley Monsanto".
La iniciativa, que presenta el rechazo de diversas agrupaciones y organizaciones sociales que consideran que privatizará las semillas, sería votada esta semana en la Sala de la Cámara Alta, pero fue postergada el martes y el miércoles.
"Estamos en contra de esta ley porque esta propuesta amplía los derechos de propiedad intelectual sobre las semillas pertenecientes a grandes corporaciones y convierte en ilegal para los agricultores el guardar e intercambiar su propia semilla", indicaron las legisladoras.
La senadora Rincón aclaró que todo esto está amparado en derechos exclusivos garantizados por cuerpos legales sobre propiedad intelectual.
"La apropiación del saber ancestral acumulado por parte de grandes empresas al amparo legal de la nueva ley de obtentores vegetales no es innovación, es simplemente biopiratería: es un robo. Creo que la semilla de nuestros campos le pertenece a nuestros campesinos y sus familias que de manera natural, y por años de años han mejorado y guardado semillas, derecho que mediante esta legislación, se encontraría amenazado", afirmó.
Además, la legisladora indicó que la propuesta legal del Gobierno permite la posibilidad de registrar semillas transgénicas, un tipo de tecnología fracasada en el mundo que conduce a un uso mayor de agrotóxicos y cada vez es más mal vista en Europa.
También, la senadora sostuvo que "este hecho sólo beneficia a las empresas que las producen, al vender un paquete tecnológico y monopolizar el mercado con semillas de propiedad exclusiva, normalmente más caras y de menor productividad".
Finalmente, la legisladora DC indicó que este proyecto de ley debería votarse en los próximos días en la Sala del Senado, por lo mismo, "ratificamos nuestro rechazo al proyecto, y hacemos un llamado a todos los parlamentarios, tanto de Gobierno como de oposición a votar en contra, puesto que creemos que representa una grave amenaza a nuestro campo y a la soberanía alimentaria y propiedad común de los recursos naturales de un país".
La iniciativa está en tabla para la sesión ordinaria del Senado del martes 3 de septiembre, aunque sólo aparece en el lugar 28, por lo que es probable que su discusión sea pospuesta nuevamente.
Radio Cooperativa

Medio ambiente/Video: Japan industry minister visits Fukushima power plant - no comment



Japan's industry minister visited the crippled Fukushima Dai-ichi nuclear plant August 26 and promised that the government would take urgent action to curb recent leaks of radiation-contaminated water.

Tomato Fight in Buñol - no comment



The town of Buñol (Valencia) celebrates its Tomatina, a tomato-throwing fight involving 20,000 participants and more than 130,000 kilograms of tomatoes. 

For the first time since 1945, there was an admission tax for the participants. 15,000 people paid 10 euros for access to the enclosed area and 5,000 residents gained free entry.

Baby panda meets her mother in Taipei zoo - no comment



Taipei City Zoo released video on Tuesday showing the tender moment when a female giant panda was reunited with her cub after a month apart. The video shows the mother, Yuan Yuan, using her mouth to pick up her cub and then cuddling her.

China's Dead Sea swimming pool in Sichuan - no comment



Thousands of swimmers filled an indoor wave pool to the brim in southwest China's Sichuan Province, creating a scene resembling "boiling dumplings" as visitors try to escape the unrelenting heat wave.

Known as "China's Dead Sea", the saltwater pool located in an amusement park in Sichuan's Daying County is attracting more than 12,000 tourists every day, as temperatures in parts of the province hit 41 degrees Celsius this week.

Nearly 15,000 people visited the pool on Saturday, almost triple what was envisaged by the pool's designers.

"There's so many people here, it's like a cauldron of boiling dumplings," said one of the swimmers at the crowded pool.

In response to rising safety concerns, pool administrators said they have taken steps to prevent any danger.

"There are six to eight people dealing with emergencies and two to three lifeguards patrolling on the stage. Also, we have sent about a dozen staff workers into the crowd to watch over visitors around the pool," said Wang Tongming, manager of the "China's Dead Sea" Water Amusement Park.

Wang said that a clinic has also been set up near the wave pool to deal with minor injuries.

According to Xinhua news agency, the pool received over a million visitors last summer.

Vida de gatos. Larry the Downing Street cat - no comment

CINE: ‘Rin Tin Tin’, ladrido aventurero


Verdad y leyenda se mezclan en la historia del famoso perro rescatado de la I Guerra Mundial

Fue estrella del cine y, dicen, murió en brazos de Jean Harlow



Entre todos los perros valientes destaca Rin Tin Tin, pero su historia no está libre de sombras. En su momento, en los años sesenta, muchos fuimos fans del can televisivo, un perro de aventuras y espacios abiertos capaz de saltar una empalizada, morder a un comanche y desarmar a un pistolero. La musculosa mascota del cabo Rusty, niño huérfano adoptado por la caballería y especialmente por el teniente Rip Masters y el sargento Biff O'Hara, sentaba plaza en fort Apache como un soldado más del 101st US Cavalry (“¡vista a la derecha!”). Rin Tin Tin, uno de esos animales de la pequeña pantalla que han marcado nuestra infancia junto a Furia, Flipper, el canguro Skippy, mi (su) oso Ben, el bizco leónClarence de Daktari o la mula Francis, era, como recordarán, un pastor alemán, lo que ya resultaba de entrada portentoso en el Far West pues la raza solo existe desde 1899, cuando la desarrolló en Alemania el capitán de caballería Max Emil Friedrich von Stephanitz…
De Rin Tin Tin, el can más famoso del mundo —con permiso de Milú, Lassie y el sabueso de los Baskerville—, convertido en una gran estrella de Hollywood, se contaban cosas tan fabulosas como que el alcalde de Nueva York le entregó las llaves de la ciudad, que desayunaba filet mignon y que habría exhalado su último aliento en brazos de la actriz Jean Harlow, lo que desde luego no es una muerte perra. Más allá de su vida en la Arizona de la serie de televisión, yo lo ignoraba todo del peludo héroe hasta que cayó en mis manos su biografía definitiva, Rin Tin Tin, the life and legend of the world's most famous dog (Atlantic Books, 2012), de Susan Orlean —escritora y periodista de The New Yorker y autora de la novela El ladrón de orquídeas—, un libro sensacional que además de un portentoso trabajo de investigación es un conmovedor viaje a las fuentes de nuestro imaginario y las raíces de nuestra infancia.
Resulta que Rin Tin Tin tiene una larguísima historia detrás que se remonta a la I Guerra Mundial y que no ha sido uno sino una serie de perros, aunque debajo de esa especie de franquicia el personaje original, subraya Orlean, ha pervivido de alguna manera como un ideal manteniendo sus rasgos de inteligencia, coraje y lealtad caninos. El primer Rin Tin Tin vivió y triunfó mucho antes de que naciera la televisión. Lo encontró recién nacido en un campo de batalla de Francia en 1918 el hombre que fue decisivo en la creación del mito, Lee Duncan, soldado estadounidense que ya adoraba los perros. El cachorro estaba en una perrera militar abandonada por el ejército alemán —pionero en el uso bélico de los perros— y abarrotada de pastores alemanes muertos por los bombardeos. Duncan halló entre los cadáveres a una perra aún viva que acababa de parir y se quedó con dos crías, un macho y una hembra, a los que llamó Rin Tin Tin yNanette, por unas muñecas populares en la época bautizadas como una pareja de amantes parisinos (¡Ah, la France!).
Duncan pudo llevarse sus perros a EE UU al acabar la guerra, con la idea de dedicarse a la cría de pastores alemanes. Siempre creyó queRin Tin Tin era un animal extraordinario destinado a la grandeza. Con ese convencimiento lo instruyó y llamó a todas las puertas hasta introducirlo en 1921 en el incipiente negocio cinematográfico en Hollywood. En el cine mudo los animales triunfaban y Rin Tin Tin se abrió camino. Su primer papel fue de perro de trineo de la Policía Montada del Canadá y su nombre aparecía erróneamente como Rin Tan. En su segunda película (de las 23 mudas y 7 habladas —en su caso ladradas— que rodó) ya constaba como personaje en el reparto: “Rin Tin Tin, interpretado por él mismo”. El éxito y la celebridad llegaron con el fichaje por la Warner Bros y Where the North begins, un guion de su propio amo que incluía saltos nunca vistos y la lucha con lobos.
Este primer Rin Tin Tin se ve que no era una bestia muy amistosa —a ver, con esos orígenes y haciéndote luchar con lobos…—. Los actores que trabajaban con él decían que lo único bueno era que no bebía. Pero logró una popularidad increíble. Se convirtió en el paradigma del perro heroico. Encarnaba algo del espíritu esencial americano y, además, era un inmigrante. Duncan y él hacían giras por EE UU y todo el mundo quería estrechar la pata de la estrella canina. Hasta Sergei Eisenstein lo elogió y entre sus fans se encontraba Greta Garbo.
Lo curioso es que este Rin Tin Tin no es el que muchos tenemos en la memoria. El primer Rin Tin Tin murió en 1932 y todo el país le lloró. Las radios interrumpieron su programación para dar la noticia y los periódicos publicaron su obituario. Le sucedió su hijo Rin Tin Tin Jr., que resultó no ser tan brillante. Y luego Rin Tin Tin III, que desempeñó un papel propagandístico enrolándose en el ejército en la II Guerra Mundial y haciendo olvidar sus raíces y que a Hitler le encantaban los pastores alemanes (curiosamente, Ana Frank escribió que ella adoraba a Rin Tin Tin). La propia madre de Rin Tin Tin III, donada por Duncan a los marines, murió en acción contra los japoneses en el Pacífico. Ríete tú deBambi.
Tras la guerra llegaron horas bajas para Rin Tin Tin, enfrentado a un mundo nuevo y a la competencia de Lassie —perro de orígenes literarios encarnado en pantalla por el collie Pal—. Pero entonces, en 1954, lo resucitó la televisión, de la mano del productor Bert Leonard. Las aventuras de Rin Tin Tin, con el niño huérfano tras un ataque indio y su perro adoptados por la caballería, tuvieron un éxito inmediato. El perro oficial del momento era Rin Tin Tin IV, pero aunque Duncan seleccionaba a los sucesivos Rin Tin Tin como si fueran el nuevo Dalái Lama, resultó ser un perro estúpido, así que en su lugar se usó a un pastor alemán de otra línea de crianza, JR, y el Rin Tin Tin oficial fue relegado a labores promocionales.
Tras unos años espectaculares llegó el inevitable declive de la serie. El último episodio, el 164º, se emitió en Estados Unidos en 1959, aunque hubo reposiciones en los años setenta con la serie coloreada.
Orlean relata con melancolía el final del fenómeno con las peleas por la herencia genética y los derechos de imagen del perro y los intentos por reactivar su popularidad. Duncan sostenía que siempre habrá un Rin Tin Tin. Seguramente ese can inmortal no es Rin Tin Tin XI, el oficial en la actualidad, sino el que vive en todo pastor alemán y en todo perro que se precie, y sobre todo el que sigue ladrando, fiel y valiente, en nuestros corazones.
Jacinto Antón
El País

HUMOR: Condorito por René Ríos












HUMOR: GARFIELD por Jim davis












HUMOR: Gaturro por Nik






MÚSICA: Sarah Brightman & Andrea Bocelli - Time to Say Goodbye 1997

Una imagen, un pensamiento y...el resto es tuyo



CUANDO ALGUIEN NO SE VALORIZA A SI MISMO,
PUEDE ADOPTAR CONDUCTAS COMPLACIENTES,
O FINGIR SER LO QUE NO ES,
PARA SER VALORIZADO POR OTROS.

E. Cueto
Identidad
La llave en la cerradura

Iniciando el día con un pensamiento de Martin Luther King. Buen día para todos


SI SUPIERA QUE EL MUNDO SE ACABA MAÑANA,
YO, HOY TODAVÍA PLANTARÍA UN ÁRBOL

Martin Luther King
(1929-1968)


Wednesday, August 28, 2013

Tengo Un Sueño - Martin Luther King. A los 50 años aún sigue vivo

“CHILE, LAS IMÁGENES PROHIBIDAS”. Puedes ver los tres capítulos y algunas reacciones



El régimen militar desde el registro audiovisual más crudo y que no ha sido nunca exhibido en la televisión abierta en nuestro país. Tras el golpe de estado y hasta fines de la década de los 80, la ciudadanía salió a las calles para exigir el retorno de la democracia.

Ver el primer capítulo, aquí

Ver el segundo capítulo aquí

Ver el tercer capítulo aquí


"Chile: las imágenes prohibidas" acumula más de 100 quejas en el CNTV


116 denuncias han sido acogidas en el Consejo Nacional de Televisión por el programa "Chile: las imágenes prohibidas"debido a que, según los denunciantes, el espacio muestra una visión sesgada del país y provoca odiosidades.
El programa de Chilevisión, que es conducido por Benjamín Vicuña, está compuesto por cuatro capítulos y se enmarca dentro de la conmemoración de los cuarenta años del golpe militar, que por estos días y en el mes de septiembre se tomará las pantallas de televisión local.
En cuanto a las razones de los reclamos, alrededor de 70 de ellos se deben a que el espacio, en su opinión, muestra "una visión sesgada de la historia" y 45 se basan en que el programa, supuestamente, provocaría odiosidad y dividiría al país. 
Sobre las denuncias, Herman Chadwick manifestó que en sus 12 años como presidente del organismo no recuerda que programas alusivos a derechos humanos hayan generado tantas denuncias y sostuvo que éstas se deben a la sensibilidad especial que hay en la actualidad sobre el tema.
"Se está debiendo a que la pantalla televisiva está mostrando mucho de esto, se está debiendo a que hay una sensibilidad muy grande, por cosas que han ocurrido en estos días también en el país que son complejas y que hay gente que es sensible a estos temas y hay que respetar que hagan las denuncias que ellos estimen", dijo el presidente del CNTV.
En tanto, para el presidente de la Fundación 11 de Septiembre, Juan González, programas como el de Chilevisión nunca llamarán a la reconciliación.
"Es triste cómo desprestigian y cómo fomentan el odio contra el cuerpo de Carabineros, ahí ponen cómo actúa Carabineros y muestran las protestas que había y todo pero nunca dicen por qué se produjeron todos estos hechos", manifestó González. "Esto es llamar pero a un odio, a crear el odio pero en una forma tremenda y junto con el odio la venganza", complementó.
subirUn fenómeno complejo
"Chile: Las imágenes prohibidas" no es el único programa de televisión que conmemorará los 40 años del golpe militar y para el crítico y analista de TV, Luis Breull, tratar temas como este en la televisión es complejo.
"Hay una conjunción de la televisión actual a tratar de ver estos fenómenos fragmentados desde procesos que siempre involucran pequeños espacios, pequeños ejes de análisis, que no logran dar una dimensión completa del fenómeno", dijo Breull.
Según el especialista, "finalmente terminan generando rabia en todo un sector de la población que no quiere recordar esa época. Por eso es muy complejo tratar este tema en televisión porque remueve heridas de gente que quiere guardar este silencio porque no se siente cómoda hablando de lo que vivió ni de lo que hizo".
Desde el consejo nacional de televisión manifestaron que las denuncias acogidas en contra del programa serán analizadas el próximo lunes, mientras que en Chilevisión optaron por no referirse al tema.
Cooperativa, viernes 23 de agosto


ATENTOS: Proyecto de Ley de Obtentores Vegetales. Más conocido por Ley Mosanto. Hoy votación en el senado




Pese a que desde hace unos 15 años en Chile es legal registrar semillas, todavía la producción de semillas permanece en manos de muchos y muchas agricultores. Por eso la fruta y verdura que compramos en las ferias libres proviene de la pequeña y mediana agricultura campesina, sustentada en su propia autonomía de producción.Esa es la realidad que hoy quiere cambiar el Proyecto de Ley de Obtentores Vegetales, iniciativa ya aprobada por la Cámara de Diputados en 2011 y cuya discusión inició ahora el Senado. Es lo que llamamos “privatización de la semilla nivel 2”, ligada al Convenio UPOV 91 que garantiza royalties para los dueños de las semillas híbridas y/o transgénicas. Ahora sabemos de ello y de Monsanto. Pero cuando se patentó en Chile por primera vez una semilla y se firmó, en 1996,  la versión 1978 de ese Convenio de Protección de Variedades Vegetales – que protege los bolsillos de las transnacionales –  sólo se enteró un estrecho círculo. Pero Chile cambió. Ahora diversas organizaciones sociales, campesinas y ambientales están denunciando los verdaderos contenidos de la iniciativa luego que el proyecto de Ley de Obtentores  se reactivara, inmediatamente después de la visita del Presidente Piñera a Obama, en mayo de 2013.Ni el Senado ni el gobierno han hecho la consulta a los pueblos indígenas, estipulada por el Convenio 169 y el tema aún es ignorado por muchas organizaciones campesinas. El Senado escuchó al MUCECH, una organización funcional a los gobiernos de turno que está a favor de la expansión de los cultivos transgénicos. ANAMURI, Grain, RAP-AL y Yo No Quiero Transgénicos en Chile; la Confederación de Cooperativas  Silvoagropecuarias, CAMPOCOOP, Chile Sustentable y Chile sin Transgénicos plantearon su decidido rechazo al proyecto y demandaron que sea analizado por las comisiones de derechos humanos y de medio ambiente antes de pasar a su discusión por la plenaria del senado. INIA y la Universidad de Chile se unieron a los miembros de ANPROS y a los empresarios frutícolas en la defensa del proyecto.A nivel global, los países más ricos en biodiversidad y con economías agrarias más importantes, se mantienen como firmantes del convenio UPOV 78 resistiendo las presiones de Estados Unidos. NO han firmado el Convenio UPOV 91 ni reformado sus leyes de semillas. En América Latina ese es el caso de Argentina, Ecuador, Bolivia, Colombia, Venezuela, Uruguay, Brasil, México, Nicaragua y  Paraguay. A nivel global, China, Kenya, Noruega, Nueva Zelanda,  Portugal, y Sudáfrica tampoco lo han suscrito.  Estos países se muestran interesados en resguardar su biodiversidad y su patrimonio.
Van por más
El lobby del proyecto defendido por el gobierno de Piñera, corre por cuenta de las transnacionales Monsanto, Dupont/Pioneer, Bayer y Syngenta, productoras de semillas y de agrotóxicos,  las principales “obtentoras” globales de registros de semillas, junto a su aliado nacional, Erik von Baer, con llegada directa al Senado.  Si tienen éxito, se derogará la antigua ley de semillas y se impondrá la ley de obtentores vegetales. Porque a los obtentores no les basta con ser  dueños de más del 80% de las semillas registradas en el SAG. Se quejan de “piratería” respecto de “su” propiedad intelectual y pretenden además que  se extienda a 20 y 25 años la vigencia de cada registro.Con la ley 19.342, Chile estableció un registro de obtentores vegetales. A mayo de 2013 existe un total de 707 variedades de especies agrícolas, frutales, ornamentales y forestales registradas (www.sag.cl). Del  total de 141 variedades “protegidas” de especies agrícolas, Semillas SZ (de empresas holandesas)  ha registrado 27 variedades de papas. Monsanto ha registrado 22 variedades de arvejas, cebollas, cilantro, frejol, lechuga, melón, pepino y tomate,  en tanto que ANASAC detenta 14 registros de variedades  forrajeras: ballicas, pastos y tréboles, más trigo harinero para empresas propietarias también extranjeras, de Nueva Zelanda, Francia, y Australia.  La transnacional Bayer tiene 6 obtenciones de alcachofa, con el nombre de fantasía de “Semillera Nunhems”. La semillera norteamericana Agric. Panam Seed Service detenta 7 variedades de maíz, mientras que Alliance Semillas, de Limagrain, Francia,  tiene 2 de frejol y Anasac  una de trébol rosado. Estas empresas integran ANPROS, la Asociación Nacional de Productores de Semillas, lobbyista de este proyecto de ley.
La alstromeria, la quinoa y la frutilla
En el rubro de las especies ornamentales no existen obtentores chilenos. De las 99 variedades registradas, 93 lo son por Holanda. Pero sí hay biopiratería: el registro de la alstroemeria, a partir de una especie nativa chilena, sin que ello signifique para el país ningún tipo de royalty. Chile no protege el acceso al patrimonio genético ni  ha ratificado el Protocolo de Nagoya referido a ello.Los obtentores chilenos se concentran en el rubro agrícola, siendo Erick von Baer, quien registra más variedades: de quinoa, cebada, avena, entre otros. Von Baer fue durante 20 años presidente de ANPROS. El INIA (10 obtenciones) y Fundación Chile (1) son las únicas entidades públicas que figuran en el registro actual.  En frutales, que concentra el mayor número de variedades (461) hay sólo 23, es decir apenas un 5% en manos de empresas chilenas.   Casi la mitad de las 461 inscripciones están registradas por empresas y universidades norteamericanas junto a Nueva Zelanda (40 registros), España (30), Francia (23), Israel (20). La frutilla, de la cual Chile es centro de origen, está registrada por empresas de Estados Unidos (24) y España (3 obtenciones). Como se ve, unos pocos países del norte global monopolizan el negocio. La ley de obtentores les entrega el control sobre las semillas, lo que implica dificultar los procesos de mejoramiento genético independiente que puedan realizar investigadores chilenos.Es llamativo que en el registro actual del SAG no figuren las plantas medicinales, lo cual explicaría el lobby empresarial para incluir también este tipo de especies. La extensión de la duración del registro, de 15 a 20 y 25 años, y la prohibición de la guarda e intercambio de semillas (artículos 48 y 49), así como la facultad entregada al obtentor para perseguir judicialmente el uso indebido de las semillas registradas (Art. 48), sólo persiguen aumentar las ganancias de las empresas citadas.
Privatizar un bien común
Resolver los problemas de la pequeña agricultura familiar campesina no ha sido prioridad para ninguno de los gobiernos chilenos. Pero el Presidente Piñera –y la ex presidenta Bachelet, autora de esta iniciativa de ley – profundizarán esa crisis al entregar nuevas e ilimitadas garantías a los obtentores de semillas. Es la privatización de la semilla, porque la ley permite que luego de un trabajo de manipulación genética,  se garantice el cobro de un “derecho de obtentor” o royalty por  lo que se hace a partir de la semilla original, un bien común, patrimonio de los campesinos e indígenas, que han sido sus seleccionadores y guardadores desde el inicio de la agricultura. Utilizando una comparación, esto es como si una persona pintara un edificio  y luego alegara propiedad sobre el mismo.
La agenda oculta tras la ley
Al entregar nuevas atribuciones a los obtentores, este proyecto apunta a expandir la agroindustria exportadora, a limpiar el territorio rural de cultivos orientados hacia el  mercado interno (para plantar pinos y raps transgénico), y a generar nuevos monocultivos para la producción de farmacultivos cuyo nombre no se menciona en el articulado para no incluir una  palabra muy vinculada a Monsanto y Bayer: transgénicos.    
Con este marco legal se busca impedir de hecho que los agricultores produzcan sus propias semillas, lo que generará además, pérdida de la biodiversidad. La semilla “mejorada” será impuesta en la práctica por el mercado, el Estado (a través de INDAP, los subsidios y créditos) y la publicidad, rematando una práctica ya habitual. Así se facilitan los procesos de concentración de las empresas que tendrán en sus manos los precios de las semillas. Lógicamente los alimentos también serán más caros.  Este proyecto de ley asegura  a las empresas un control monopólico del   primer eslabón de  la cadena de producción de los alimentos,  que son las semillas.
Los obtentores y el Convenio UPOV
El gobierno requiere sacar adelante esta ley para que se pueda promulgar el convenio UPOV 91 que ya aprobó el Senado en 2011, entre gallos y medianoche. La Unión Internacional para la Protección de las Obtenciones Vegetales, UPOV no es un Convenio de Naciones Unidas como el Convenio sobre Biodiversidad, el Convenio de Estocolmo u otros convenios firmados por Chile. UPOV es una organización propiciada por las transnacionales comercializadoras de semillas  y respaldada luego por los gobiernos.  Las ventas de semillas y plaguicidas les reportan enormes ganancias a costa de la destrucción de la agricultura campesina, remplazada por la agroindustria y los monocultivos de semillas transgénicas. El precio de los alimentos, según FAO, se encuentra actualmente en los niveles más altos de la historia.El proyecto no establece ningún tipo de salvaguardias para especies y variedades vegetales nativas que existen en forma silvestre y no protege los usos agrícolas, medicinales u otros que tradicionalmente han ejercido campesinos y comunidades indígenas. Así, la propuesta legal facilita el establecimiento de derechos que afectarán especies nativas de uso tradicional. Como ejemplo se puede observar lo que ha ocurrido con el tomate, ya que las variedades registradas por Monsanto han copado el mercado y hecho desaparecer el tomate originario del país, remplazado debido a la ventaja comercial  de  las insípidas variedades de larga vida.Este convenio ha sido resistido por pueblos indígenas de todo el mundo, y es considerado por ellos como una nueva forma de robo legal de plantas que ellos  han intervenido, cruzado y modificado a través de técnicas ancestrales y protegido en caso de peligro, sequía o monocultivo. La selección, mejoramiento e intercambio de semilla –trafkintu en mapudungun- es  un derecho humano de los agricultores y pueblos indígenas del mundo, reconocido en el Tratado de Recursos Fitogenéticos de la FAO, del cual Chile es signatario. Las mujeres campesinas e indígenas y las comunidades campesinas son las verdaderas gestoras de la diversidad y riqueza genética que utilizan  las corporaciones semilleras, para desarrollar las variedades híbridas y transgénicas. No se trata de una “creación” sino de una usurpación.
Criminalización marca Monsanto
De acuerdo a los términos de la ley, el agricultor que cultive semillas “mejoradas”, deberá comprar todos los años esa semilla  si no quiere ver confiscada su cosecha, sus cultivos y plantaciones. Los infractores a la ley podrán ser demandados directamente por Monsanto, Pioneer, Syngenta o cualquier obtentor el cual podrá lograr que un juez ordene destruir la cosecha.El convenio no garantiza que las variedades registradas por los obtentores sean mejores o estén accesibles en Chile. Para registrar una planta sólo se pide que  no esté inscrita antes en un registro oficial y que la variedad sea homogénea y estable. Mientras más homogéneas son las plantas, menos capacidad tendrán para resistir la sequía o el cambio climático, al contrario de lo que ocurre cuando hay biodiversidad. Si se produce una plaga que ataca esa variedad impuesta por el mercado, ese año simplemente no habrá cosecha de ese alimento.Al no exigir calidad a la nueva variedad, la ley hace posible que se registren variedades de calidad inferior a todas las conocidas, por las cuales se deberán pagar los precios fijados por las semilleras.
Un solo lobby para tres proyectos
El convenio UPOV 91, el proyecto de Ley de Obtentores y el proyecto de Bioseguridad que pretende legalizar los transgénicos expandiendo los actuales semilleros de exportación y legalizando los cultivos para el mercado interno,  tienen los mismos actores y lobbystas: las transnacionales semilleras y agroquímicas organizadas en ChileBio y ANPROS.La campaña Yo No Quiero Transgénicos en Chile (www.yonoquierotransgenicos.cl, facebook Yo No Quiero Transgénicos),  ha desarrollado movilizaciones en Valparaíso y Santiago en defensa de la semilla. El objetivo implícito del convenio Upov 91 y de esta ley, es generar mejores condiciones para la introducción de los cultivos transgénicos en el mercado interno.  La tierra quedará a disposición de las semilleras productoras de transgénicos,  de la agroindustria de exportación, y/o de las forestales, intensivas en uso de agrotóxicos y fertilizantes y con escasa utilización de mano de obra. Es el vaciamiento del campo. Sin las semillas que permiten la agricultura de subsistencia, las familias campesinas e indígenas se verían forzadas progresivamente a abandonar sus predios. Este tipo de leyes dan como resultado el despoblamiento del campo y el aumento de la marginalidad en la ciudad ya que el precio de la semilla y del paquete químico/tecnológico es tan alto que no está al alcance de  la pequeña agricultura familiar campesina.Pero las guardadoras de semillas, los pequeños agricultores, junto a centenares de colectivos y organizaciones que promueven los cultivos agroecológicos con semillas libres de patentes, transgénicos y plaguicidas; los agricultores biodinámicos, los  permacultores, y quienes desarrollan huertos urbanos y otras formas de cultivos sustentables están reaccionando. La semilla campesina se está convirtiendo en una semilla en resistencia.
(publicado originalmente en la edición Nº 47 de Revista Resumen de Concepción)
por Lucía Sepúlveda Ruiz
Yo no quiero transgénicos

Proyecto que regula obtenciones vegetales: surgen dudas en materia de derechos de pequeños agricultores



La Comisión de Agricultura aprobó -en votación dividida- la idea de legislar de la iniciativa que cumple su segundo trámite y que dará sustento al Convenio del UPOV de 1991, del cual Chile es adherente.
 30 de julio de 2013


En condiciones de ser analizado por la Sala del Senado quedó el proyecto de ley que regula derechos sobre obtenciones vegetales y deroga ley N° 19.342, que se encuentra en su segundo trámite constitucional y que complementa el Convenio Internacional para la Protección de Obtenciones Vegetales, de la Unión Internacional para la Protección de las Obtenciones Vegetales, UPOV ´91, ratificado por el Congreso.

La Comisión de Agricultura aprobó, por tres votos contra dos, la idea de legislar de la iniciativa  luego de concluir las rondas de audiencias públicas sobre el texto legal que regula los derechos sobre obtenciones vegetales y que nace como la ley que sustentará el UPOV de 1991, del cual Chile es adherente. (Vea nota relacionada)

Por la afirmativa votaron los senadores Hernán Larraín, Juan Antonio Coloma y José García Ruminot; mientras que por la negativa se pronunciaron los senadores Ximena Rincón y Juan Pablo Letelier.

Al respecto, el senador Hernán Larraín, quien preside la instancia señaló que “este proyecto cumple con un convenio internacional al cual Chile ya se sumó”. Recordó que en “la Cámara de Diputados se aprobó por amplia mayoría y sin embargo, ahora se han representado algunas inquietudes que me parecen algo injustas”.

Indicó que “cuando alguien obtiene una patente porque genera una especie vegetal que no existía tiene derecho a una patente intelectual como cualquier persona que crea algo. Ese reconocimiento es necesario y sirve de estímulo a la investigación y desarrollo que en Chile se hace y además para proteger esas creaciones”.

El legislador descartó que en este texto legal se estén regulando los transgénicos, “no tiene relación porque estamos hablando de semillas producidas por desarrollos biológicos y no biogenéticos”, y añadió que el proyecto establece claramente que “las semillas que son nativas no son susceptibles de apropiación y sus derechos quedan abiertos por lo que los pequeños agricultores y las comunidades de pueblos originarios no se verán afectados”.

Puntualizó que “estamos avanzando en un compromiso específico de Chile y adicionalmente todos los convenios con EEUU y otros acuerdos de libre comercio establecen este compromiso de asumir esta responsabilidad de reconocer los derechos de propiedad intelectual sobre obtentores, es decir, se están cumpliendo acuerdos anteriores”.

Respecto a los diversos cuestionamientos que ha recibido esta legislación, el parlamentario señaló que “creo que se está haciendo una tormenta en un vaso de agua y, por razones ideológicas, se está levantando un conflicto. Es completamente falso que se estén afectando derechos de especies autóctonas”.

CONVENIO 169 DE OIT

Una opinión distinta manifestaron los senadores Ximena Rincón y Juan Pablo Letelier, integrantes de la Comisión, quienes manifestaron sus aprensiones sobre esta iniciativa ya que, a su juicio, vulnera los principios del Convenio 169 de OIT, los derechos de pequeños agricultores reconocidos por acuerdos internacionales previos y el debido resguardo de nuestro patrimonio genético.

La senadora Rincón lamentó la aprobación de esta iniciativa en la Comisión “pese a los argumentos que hemos, dado que a través de este proyecto se está contraviniendo el Convenio 169 de la OIT en materia de biodiversidad y protección de nuestras semillas y toda la política alimentaria internacional”.

Indicó que “con esta nueva normativa nuestros pequeños campesinos quedarán fuera de toda posibilidad de seguir emprendiendo, van a tener que pagar por aquellas semillas que sean productos de sus cosechas. Van a tener que respetar los derechos de propiedad intelectual del inventor y ese es un tema que no se resuelve adecuadamente en esta legislación”.

Aseveró que “nosotros no logramos votar en contra del Tratado de la UPOV 91 y tenemos la esperanza que no se apruebe este proyecto que es necesario para la validación del acuerdo internacional”.

La legisladora manifestó que “si queremos ir en protección de los derechos de los campesinos hay que respetar los acuerdos básicos y previos. La ciencia es necesaria, pero no tiene que ir en desmedro de nuestros productores. Por eso de este concepto de FAO de ‘seguridad alimentaria’ pasamos al ‘dominio alimentario’ y esta legislación va en el sentido contrario”.

DERECHOS Y PATRIMONIO GENÉTICO

A su turno, el senador Letelier expresó que “si bien hay un tratado que define en general que el país reconoce ciertos procesos de registro de obtentores vegetales que estaban contenidos en la denominada ley de semillas del país; este proyecto que el gobierno ha presentado y que es requisito para que el Tratado tenga validez “tiene varios elementos inaceptables”:

a)    Despoja al campesino de lo que se conoce como el derecho del  agricultor, es decir, que el campesino que tiene una siembra y realiza una cosecha no va a tener derecho a utilizar una semilla que él mismo ha producido si es que originalmente usó semillas certificadas o incluidas en un registro.
b)    El proyecto es muy ambiguo porque no es precedido de un catastro del patrimonio genético nacional. Chile tiene el deber de cautelar el patrimonio genético de esta parte del mundo porque constituye su ventaja comparativa y porque ha sido cautelado por siglos por los pueblos originarios y los campesinos. Esa base genética tiene que ser catastrada de modo que mañana alguien no trate de registrar algo que de ahí en adelante no sea un producto chileno.
c)     Este proyecto debe ser consultado a los pueblos originarios de acuerdo al Convenio 169 de la OIT por cuanto los afecta en sus derechos históricos y esto es algo que el Tribunal Constitucional ya había indicado.

El senador Letelier agregó que “estamos viendo un proyecto que el gobierno ha impulsado que no resguarda los intereses de chilenos, de la biodiversidad nacional ni de los pueblos originarios, al contrario, es una ley que resguarda exclusivamente intereses de transnacionales que producen el 85% de productos vegetales que se quieren registrar en el país”.

Una imagen, un pensamiento y...el resto es tuyo


MUCHOS DE NUESTROS RECIENTES ANTEPASADOS
VIVIERON CUMPLIENDO HONESTAMENTE SUS ROLES.
PERO QUIZÁS MURIERON SIN SABER QUIÉNES ERAN

E. Cueto
Identidad
La llave en la cerradura

iniciando el día con este pensamiento de Mahatma Gandhi, para tenerlo presente. Buen día para todos


Tuesday, August 27, 2013

Iniciando el contacto con una imagen, un pensamiento y...el resto es tuyo


"MIENTRAS YO CREA QUE LA LIBERTAD ES ALGO
QUE ME VIENE DE FUERA, NO SOY LIBRE"

E. Cueto
Identidad
La llave en la cerradura

Monday, August 26, 2013

Instagram asegura que la foto de una mujer amamantando a su hija rompe las reglas de su comunidad y cierra la cuenta

La imagen de una madre amamantando a su bebé mientras practica desnuda la posición sobre la cabeza del yoga no gusta a Instagram, que ha decidido cerrar la cuenta en la que aparecía.
La decisión ha sido contestada de inmediato por muchos usuarios, que están protestando con el hashtag #savedaughterofthesun, con el que se han etiquetado ya más de 1.000 fotos.
Hace dos años la imagen se hizo viral, pero estos días volvió a estar de actualidad por una entrevista a la web BabyCenter, en la que la protagonista aseguraba que la foto no fue preparada, a pesar de lo que pueda pensarse.
Nuestros compañeros de The Huffington Post consultaron a Instagram por qué cerraron la cuenta: "Instagram tiene un conjunto claro de normas de la comunidad que dejan claro lo que está y no está permitido. Aunque no podemos comentar nada sobre cuentas individuales, se siguió el protocolo habitual en estas ocasiones y se tomaron medidas sobre el contenido que rompió las normas de la comunidad. Alentamos a las personas que encuentran contenido que los hace sentir incómodos a informarnos".
Las normas de la comunidad del sitio indican que el desnudo en una foto es motivo de expulsión, pero no hace referencia a fotos dando el pecho a niños.
El Huffington post

HUMOR de Ferrán Martín

Esperas


27 de agosto


Wi-Fis




HUMOR: 42 frases típicas de las madres

HUMOR: Max Aguirre - Jim, Jam y el otro

La Nación

HUMOR: Snoopy por Charles Schulz