Thursday, April 27, 2017

Recordando a Eugene Delacroix, que nación en un día como hoy pero del año 1798


Eugène Delacroix. Biografía y obra

Biografía de Eugène Delacroix

Eugène Delacroix (1789-1863) fue un hombre de compleja personalidad que rechazó desde el primer momento las normas de la Academia.
Nacido en Charenton-Saint Maurice es oficialmente hijo del un ex ministro del Exterior del Directorio y luego prefecto del Imperio, y de la hija del ebanista de Luis XVI de quien se dice, quedó embarazada del príncipe Talleyrand, posiblemente verdadero padre de Eugène, a quien protegerá en los primeros años de su carrera.
Eugène Delacroix. Autorretrato

En 1806 muere su padre Charles y toda la familia debe trasladarse a París donde son acogidos por una de las hermanas de Eugéne, Henriette. Ese mismo año ingresa en el Liceo Imperial donde comienza sus estudios artísticos, desarrollados durante años.
En 1817 conoce a Théodore Géricault y posa como uno de los náufragos de su espléndida obra La Balsa de la Medusa. Aquí comienza la relación de admiración y respecto que tendrá el joven pintor por el ya famoso Géricault.

En estos años de estudiante Delacroix visita constantemente el museo del Louvre donde estudia y reproduce los cuadros de los grandes maestros de la pintura a los que, de una forma u otra, copiará y servirán de inspiración para sus propias obras. Fuera del mundo del arte Eugène conocerá a los grandes escritores y músicos del momento como Victor Hugo, Stendhal, Chopin o Paganini, algunos de ellos serán, posteriormente, representados en sus cuadros, demostrando el profundo aprecio que les profesaba.

Dentro de su afán de conocimiento por los grandes artistas, viaja a Inglaterra donde entra en contacto con la pintura colorista y paisajista que luego verá consolidada con su viaje al norte de África, territorio que por su luminosidad llamó su atención y determinó las futuras obras del pintor.

Muere en París en el año 1863 dejando tras de sí una de las más prolíficas carreras pictóricas, llenas de centenas de cuadros que sirvieron de inspiración a otros tantos pintores.


Su obra

La pintura Romántica francesa posee particularidades que la alejan de la realizada en Inglaterra y Alemania. Así lo demuestran las obras de Delacroix quien, considerado como el continuador de Gericault y el máximo representante del Romanticismo, coloca en primer plano el gusto por el color y las imágenes exóticas, fruto de sus ya citados viajes por África y del profundo conocimiento de la obra de Constable y Turner cuyas obras le sugieren el uso de barnices gracias a los cuales se obtienen nuevos tonos más vibrantes que aportan una magnífica luminosidad a las composiciones. Será, sin lugar a dudas, el conocimiento de otras tierras y culturas, lo que contribuya a la configuración definitiva del uso de la pincelada y el color del pintor, teorías que verá reflejadas en los estudios que sobre el color haga John Burnet, quien aseguraba que cuanto más construido esté un cuadro mediante el color, más ligero aparece el efecto y más realista las figuras. Así el color será el centro de toda la obra de Delacroix.

Las figuras humanas que aparecen en sus composiciones poseen una clara influencia de los modelos pictóricos y escultóricos de Miguel Ángel, atribuyendo al cuerpo humano unas proporciones cuasi perfectas en las que resalta cada músculo del cuerpo masculino y los atributos femeninos. Lo que, por el contrario, introduce Delacroix son las expresiones de sus personajes quienes conservan ojos llenos de sentimiento, expresiones de dolor y rabia, así como miedo y valentía. Une por tanto en sus personajes realismo y clasicismo, obteniendo armoniosas representaciones de temas históricos y literarios que destacan sobre todo por los detalles y las texturas que podemos casi tocar y oler.

Así la temática elegida por el autor ayuda a la grandeza de sus estructuras: los argumentos elegidos por este gran autor son principalmente dos: los históricos y los ambientados en el mundo oriental representando la realidad, evitada hasta entonces.

La Matanza de Quíos

Fueron las composiciones históricas las que le aportaron la fama y llevaron a su consagración como pintor. Así ocurrió con la magnífica obra La Matanza de Quíos (1824) donde se denuncia la desmesurada violencia ejercida por los turcos contra los griegos. Podemos sentir el dolor que transmiten las figuras sedentes y la altivez del soldado a caballo, satisfecho por la victoria.
La Matanza de Quíos. Delacroix
El cuadro posee además una perspectiva soberbia que queda reflejada sobre todo por la profundidad que el autor le da, demostrando en un segundo plano las secuelas de la guerra. El cuadro conserva una clara influencia de Velázquez y Gros.

La Barca de Dante

Pero ésta no fue su primera obra sino que en 1822 presentó La Barca de Dante, obra que suscitó comentarios de todo tipo pero que admiró por el color y la realización, por la potencia del dibujo y la fuerza plástica de las figuras.
La Barca de Dante
Según se ha apuntado desde la Editorial Origen, la verdadera novedad del cuadro fue el uso del color, especialmente en las gotas de agua sobre algunas figuras en primer término. Gracias a estos pequeños detalles podemos concluir que la atención a los fenómenos naturales será constante en el artista.

La Libertad guiando al pueblo

La más conocida de sus obras es La Libertad guiando al pueblo (1830), donde se reproduce un momento de la Revolución de París del 1830.
La libertad guiando al pueblo. Delacroix
En él la Libertad es representada por una mujer con gorro frigio alzando la bandera tricolor republicana, mientras que dirige a una muy variada muchedumbre, situada en un segundo plano. El primero de los valientes es el mismo Delacroix quien, como harían pintores pasados, se autorretrataría en su obra. El tercero de los focos de atención en la composición son los cuerpos inertes de los guerreros muertos quienes, tendidos en el suelo, aportan el contraste junto con aquellos alzados. Gracias a este dualismo Delacroix consigue una gran sensación de movimiento y dinamismo.

Otros cuadros de Delacroix

Aunque sería realmente complicado decidir las más importantes de sus obras, también merece la pena destacar otros cuadros de Delacroix como El rapto de Rebeca y El asesinato del obispo de Lieja (1829), ambas inspiradas en sucesos históricos con un fuerte cariz romántico; La Barca de Dantedonde Delacroix representó a Dante y Virgilio en el infierno sobre la barca de Flegias, buscando la ciudad de Dite; La Muerte de Sardanápalo (1827) que, aunque no fue bien recibido por la crítica del momento -y es que rompía con las tres unidades tradicionales- llama la atención la perfección en los detalles en la telas, los objetos, los adornos de los personajes, etc.
La Muerte de Sardanápalo. Delacroix
Del año 1840 es la obra Entrada de los cruzados en Constantinopla: de excepcionales colores, la composición puede dividirse en dos planos:

En el primero de ellos unos personajes piden clemencia a los militares montados a caballo mientras que en segundo plano pueden verse las consecuencias de una cruenta batalla donde el juego de colores que utiliza Delacroix crea una atmósfera de destrucción y tristeza.

Todas estas composiciones tienen, como ninguna hasta ese momento, una fantástica descripción de los interiores, especialmente de los orientales. De este modo introducimos la segunda de las temáticas a las que hacíamos referencia más arriba, la arabista, representada sobre todo en la obra Mujeres de Argel en su habitación (1834) obra de gran realismo donde conjuga el azul local con todas sus variaciones y matices, centrados en la figura femenina, situada en el centro de la composición.
Mujeres de Argel. Delacroix
Delacroix firmó otras muchas obras con escenarios árabes como el cuadro Turco fumando sobre un diván (1825) o Fiesta judía en Marruecos (1837), cuadro inspirado en una boda a la que puedo asistir Delacroix en Tánger. Representa un ambiente festivo donde se baila y canta. Las pinceladas comienzan a ser, en esta obra, algo más sueltas e imprecisas, técnica que inspirará a los impresionistas.

(Autora del artículo/colaboradora de ARTEESPAÑA:

Ana Molina Reguilón)

ARTEESPAÑA

No comments: