Friday, February 26, 2016

China se pone firme y prohíbe los edificios "raros"



A esta altura, las peculiaridades de la arquitectura china del siglo XXI son conocidas por casi todos. Urgido por un crecimiento urbano sin precedentes y provisto de una billetera aparentemente sin fin, el gigante asiático se dedicó en la última década a aprobar numerosos proyectos elefantiásicos de formas llamativas, que muchas veces inclusive quedaron sin ocupar.

Tras años de construir a una marcha frenética, China ahora parece haberse decidido a acotar el crecimiento de sus ciudades, y a controlar más de cerca el proceso de selección de los proyectos. En un comunicado lanzado recientemente, el Consejo Estatal Chino advierte que a partir de ahora la arquitectura "bizarra" estará prohibida, mientras que enfatizan la necesidad de crear edificios "bellos, económicos y sustentables".

Top 15 Crazy & Bizarre Architecture Buildings in China

Arquitectura

China se pone firme y prohíbe los edificios "raros"

24/02/16
El gobierno quiere controlar el crecimiento de las ciudades, y decidió ponerle freno a las construcciones que no sean "económicas, sustentables, estéticamente placenteras y ambientalmente amigables". 

CHINA. Sheraton Hot Spring Resort, en la región de Huzhou, otro de los ejemplos de esta tendencia (Alamy).

CHINA. Sheraton Hot Spring Resort, en la región de Huzhou, otro de los ejemplos de esta tendencia (Alamy).
CHINA. La Biblioteca de la Ciudad y el Museo de Ordos, dos edificios singulares en una de las regiones más desiertas del país (Mark Ralston / AFP).
CHINA. La sede central de CCTV de OMA ha sido elogiada y criticada por su forma (Prisma Bildagentur AG / Alamy).
CHINA. Las Torres Phoenix se completarán en un par de años, y superarán el kilómetro de alto (cortesía Chetwoods /Rex / Shutterstock).
CHINA. El Hotel Sunrise East Kempinski está ubicado en el Distrito de Huairou, de Beijing (Xinhua / Alamy Stock Photo).
CHINA. Círculo de Guanzhou.
CHINA. La sede del diario People's Daily, cerca del edificio de la CCTV en el distrito financiero de Beijing.
CHINA. El "edificio de la tetera" (Carlos Barria / Reuters).
A esta altura, las peculiaridades de la arquitectura china del siglo XXI son conocidas por casi todos. Urgido por un crecimiento urbano sin precedentes y provisto de una billetera aparentemente sin fin, el gigante asiático se dedicó en la última década a aprobar numerosos proyectos elefantiásicos de formas llamativas, que muchas veces inclusive quedaron sin ocupar.


Tras años de construir a una marcha frenética, China ahora parece haberse decidido a acotar el crecimiento de sus ciudades, y a controlar más de cerca el proceso de selección de los proyectos. En un comunicado lanzado recientemente, el Consejo Estatal Chino advierte que a partir de ahora la arquitectura "bizarra" estará prohibida, mientras que enfatizan la necesidad de crear edificios "bellos, económicos y sustentables".


¿Qué quiere decir esto? Por lo pronto, todo parecería indicar que dejaremos de ver edificios que parecen sacados de películas de ciencia ficción, mientras que irán apareciendo construcciones más austeras o, al menos, formalmente menos aventuradas. Esta decisión viene de la mano de la necesidad de planificar mejor el crecimiento urbano.  China pasó de tener un 11% de población urbana en 1978 al 51% en 2010: más de 500 millones de personas migraron del campo a las ciudades en poco más de 30 años, y el país ya cuenta con 15 megaciudades (aquellas que tienen más de 10 millones de personas).



La tendencia "rara" de la arquitectura china tiene ejemplos de sobra, desde los diseños originales hasta las copias a los ejemplos más emblemáticos de la arquitectura occidental, como la Torre Eiffel o la configuración de ciudades idénticas a Venecia o Nueva York. Estos emprendimientos han servido en muchos casos como un vehículo para exhibir poderío económico (el ejemplo más claro son las obras para los Juegos Olímpicos de Beijing 2008), o bien, como indican algunos académicos chinos, como un forma de enmascarar cierta desconfianza que se tiene frente a la producción propia.

Entre los edificios más singulares que han aparecido en los últimos tiempos, se encuentra la sede central de la televisón china (CCTV), un proyecto de OMA que ha sido elogiado en numerosos círculos profesionales y académicos, pero que entre la población local es conocido solo como los "pantalones grandes". 

También se puede mencionar el Círculo de Guangzhou, una obra de 2013 del arquitecto italiano Joseph Di Pasquale que es el edificio de forma circular más grande del mundo, con un diámetro de 138 metros.


La sede del diario People's Daily, ubicado en el distrito financiero de Beijing, cerca del edificio de la CCTV de OMA.


Tal vez el más extraño de todos sea el "edificio de la tetera", ubicado en la provincia de Jiangsu. Inicialmente fue proyectado como un centro de ventas, pero luego amplió sus funciones y ahora también es un centro de exhibiciones.


Clarín

No comments: