Skip to main content

Los suizos dejan atrás la energía nuclear/ Suiza quiere desmantelar sus centrales nucleares, pero no tiene muy claro cómo hacerlo

media

Una turbina eólica en Gries, Suiza, el 30 de septiembre de 2016.


La Confederación Helvética se pronunció este domingo en un referéndum por el abandono progresivo de la energía atómica, con la prohibición de crear nuevas centrales nucleares y la promoción de energía no contaminante.

Con un apoyo del 58,2%, los suizos aprobaron este domingo en una consulta popular abandonar progresivamente la energía nuclear y desarrollar las energía renovables.
Suiza había decidido dejar atrás la energía atómica tras el accidente en la planta nuclear de Fukushima, en marzo de 2011.
Esta salida total, prevista para el año 2050, entra en su primera etapa con el voto del referéndum del domingo, y consiste en un primer momento en reducir el consumo de energía. El ahorro energético, en relación a los valores por persona en el año 2000, debe reducirse en un 16% para 2020 y un 43% de aquí a 2035.
La ley aprobada quiere impulsar energías renovables como la hidráulica, la solar, la geotérmica y la biomasa.
Suiza cuenta actualmente con 4 centrales nucleares que producen en promedio un tercio de la electricidad del país. La primera planta en cerrar sus puertas debería ser, a fines de 2019, la de Mühleberg (centro del país). El resto deberían ser desconectadas en los próximos 50 a 60 años, según las autoridades.
RFI
Suiza quiere desmantelar sus centrales nucleares, pero no tiene muy claro cómo hacerlo

Suiza no quiere energía nuclear: ayer mismo, el 58,2% de los votantes apoyaron un plan que incluye la eliminación de las plantas nucleares que hay en el país y su progresiva sustitución por fuentes de energía renovables.
Tras un debate muy intenso que ha durado años, los suizos se suman a países como Dinamarca, Italia y, sobre todo, Alemania en el reto (nada fácil) de eliminar lo nuclear, reducir emisiones de CO2 y mantener el suministro energético.

Las nucleares alpinas se vuelven mayores

El gobierno suizo ya propuso en 2011 la eliminación de los reactores nucleares en funcionamiento. Y no sólo por una cuestión ideológica: la última central se había puesto en marcha en 1984 y el calendario de cierres previstos dejaría al país sin la mitad de su potencia nuclear en menos de dos décadas. Había que hablar de energía.

Cinco años después, más de la mitad de los suizos han dicho 'sí' al plan de sustituir a las nucleares por energías renovables. El 'no' solo ha ganado en cuatro cantones.
El resultado no deja de ser curiosoporque justo el noviembre pasado los votantes suizos rechazaron también por referéndum establecer un límite de 45 años de vida útil a las plantas que habría eliminado la energía nuclear para el año 2029.

La "Vía alemana"


Suiza se une así a la "vía alemana" ('Energiewende') que pretende llevar a cabo el apagón nuclear para 2022, pero que se está encontrando con algunas dificultades para acompasar el fin de lo nuclear con la reducción de emisiones.Dinamarca y Francia parecen ir por la misma senda.
Todo parece indicar que el enfoque del referéndum actual ha tenido mucho que ver con el éxito de la iniciativa: no incluye un calendario concreto de transición y aprovecha la muy positiva imagen social de las energías renovables.
La nueva estrategia también incluye la necesidad de reducir las emisiones de los vehículos y mejorar la eficiencia energética de los edificios a lo largo de todo el país. En definitiva, es un "no" rotundo a las nucleares, pero un "no" sin prisaLos expertos tienen claro que, hasta la década de los años 30, como poco, las nucleares seguirán funcionando en los Alpes suizos.
Xataha

Comments

Popular posts from this blog

Algo de música e historia. BALDERRAMA. Interpreta Jorge Cafrune

Balderrama, la zamba, el boliche y su historia. (por Lua) Hace unos días le prometí a un viajero contarle quien era Balderrama y como era ese viejo boliche salteño. He rastreado información y aquí se las comparto. Para empezar, hay una zamba muy conocida en nuestro país, que justamente se llama Balderrama, cuyos autores de letra y musica respectivamente, son Manuel Castilla y el Cuchi leguizamón. A continuación, la zamba misma: (Así lo canta Jorge Cafrune) (mi comentario) Zamba de Balderrama A orillas del canal al despuntar la mañana salió la noche cantando desde el lau' de Balderrama, salió la noche cantando  desde el lau' de Balderrama Adentro puro temblar el bombo en las baguala y si amanecen cantando dele chispear la guitarra Nochero, solito brotes del alba dónde iremos a parar si se apaga Balderrama dónde iremos a parar si se apaga Balderrama Si uno se pone a cantar el cochero lo acompaña y en cada vaso de vino tiembla el lucero del alba y en cada vaso de vino

NICANOR PARRA. LAS BANDEJITAS DE LA REYNA

BANDEJITAS DE LA REYNA Piezas en las que aparecen frases atribuidas a Mr. Nobody, un personaje representado por un corazón con ojos del que sobresalen unos raquíticos brazos y piernas. El origen de esta serie tuvo lugar cuando Parra estaba esperando a ser atendido en un puesto de empanadas y un admirador le pidió un autógrafo, y como no disponía de papel, usó una bandeja de la tienda. Una vez más, recurrió a soportes desechables que facilitan una escritura rápida, suelta, epigramática, en la que predomina el acento pícaro e irreverente. Imágenes captadas en la exposición sobre Nicanor Parra en agosto de 2014 en la universidad Diego Portales

La ancianidad no es sinónimo de pérdida de prestigio

La vejez no es un plato de buen gusto para nadie. Los años nos vuelven más inactivos y nuestro cuerpo se debilita, en cambio nuestra actividad intelectual no decrece. La persona mayor puede poner al servicio de la sociedad toda su experiencia y saber que le han dado los años. Es cierto que en la vejez se pierde el ímpetu propio de la juventud, pero ni el pelo blanco ni las arrugas pueden destruir el prestigio de quien ha vivido honradamente en la etapa anterior. Un conferenciante coge un billete del más alto valor, lo levanta y pregunta a la concurrencia si alguien lo quiere, todo el mundo levanta la mano, luego lo arruga y lo hace una bolita para volver a preguntar si alguien lo quiere, todos vuelven a levantar la mano, el orador arruga aún más el billete, lo tira al suelo, lo pisotea y lo levanta para de nuevo preguntar si alguien quiere ese billete, volviendo de nuevo a levantar todo el mundo la mano. Y es que independientemente del estado fisico del billete, no ha perdido su valor.