Sunday, February 05, 2017

VIOLETA PARRA. Un recuerdo a 50 años de su fallecimiento



Violeta Parra en su casa, Segovia 7366, La Reina, Santiago 1960
Foto de Fundación Violeta Parra

Violeta Parra "Gracias a la vida"



"Gracias a la Vida" es una de las canciones chilenas más conocidas e interpretadas en el mundo, compuesta e interpretada por la cantautora Violeta Parra, una de las artistas que sentó las bases del movimiento artístico conocido como la Nueva Canción Chilena. "Gracias a la vida" es la canción que abre su álbum Las Últimas Composiciones (1966), el último publicado por Violeta antes de su suicidio en 1967. 

Con la colaboración de sus hijos Isabel y Ángel, además del músico uruguayo Alberto Zapicán, Violeta preparó durante 1966 el disco que se transformaría en Las Últimas Composiciones. Se trata de un álbum que, de acuerdo a algunos especialistas, presenta lo mejor de su obra, conteniendo canciones como "Run Run, Se Fue Pa'l Norte", "Maldigo Del Alto Cielo", "Volver A Los 17" y "El Albertío". Este grupo de canciones fue "una suerte de epitafio adelantado, un disco de canciones tan intensas y contradictorias como su vida". Las evidencias indican que Violeta preparó cuidadosamente este disco para que se convirtiera en su última entrega. En efecto, nunca antes se habían mezclado de manera tan dramática sus emociones y sus creaciones, por lo que el trabajo resulta contradictorio y más intenso que cualquiera de los anteriores.

Abriendo el álbum, "Gracias A La Vida" ha asomado a lo largo de la historia, como una de las contradicciones más grandes de la compositora. La duda respecto a la contradicción de este himno de amor por la existencia y humanismo profundo, con un acto como el suicidio ha permanecido con los años. La canción cuenta con un acompañamiento de charango y percusión, aunque el principal protagonista es la voz de la propia Violeta que, en las siete estrofas de la canción, se dedica a agradecer la existencia, por las diversas bendiciones que ha recibido: la vista, el sonido, el lenguaje, la marcha, el corazón, y finalmente la risa y el llanto, que forman, según reconoce, la materia prima "de su propio canto". Las estrofas están compuestas por cinco versos dodecasílabos cada una (excepto la última), y rima asonante en cada verso. Cada estrofa comienza con el motivo que impulsa la canción "Gracias a la vida que me ha dado tanto". La última estrofa es la única que cuenta con seis versos, y es abierta y cerrada por el verso principal de la canción.

Posteriormente, la misma Violeta se declararía satisfecha con esta composición: "Creo que las canciones más lindas, las más maduras (perdónenme que les diga canciones lindas habiéndolas hecho yo, pero qué quieren ustedes, soy huasa, y digo las cosas sencillamente como las siento), son "Gracias a la Vida", "Volver a los 17" y "Run Run Se Fue Pa'l Norte".7 Presentaría su canción en sus espectáculos de la Carpa de La Reina, hasta poco antes de su suicidio, acaecido en febrero de 1967.

Gracias a la vida que me ha dado tanto 
me dio dos luceros que cuando los abro 
perfecto distingo lo negro del blanco 
y en el alto cielo su fondo estrellado 
y en las multitudes el hombre que yo amo.

Gracias a la vida que me ha dado tanto
me ha dado el oído, que en todo su ancho
graba noche y día, grillos y canarios
martillos, turbinas, ladridos, chubascos
y la voz tan tierna de mi bien amado. 

Gracias a la vida que me ha dado tanto 
me ha dado el sonido y el abedecedario 
con él las palabras que pienso y declaro 
madre, amigo, hermano y luz alumbrando, 
la ruta del alma del que estoy amando. 

Gracias a la vida que me ha dado tanto 
me ha dado la marcha de mis pies cansados, 
con ellos anduve ciudades y charcos, 
playas y desiertos, montañas y llanos 
y la casa tuya, tu calle y tu patio. 

Gracias a la vida que me ha dado tanto 
me dio el corazón que agita su marco, 
cuando miro el fruto del cerebro humano, 
cuando miro al bueno tan lejos del malo, 
cuando miro al fondo de tus ojos claros. 

Gracias a la vida que me ha dado tanto 
me ha dado la risa y me ha dado el llanto, 
así yo distingo dicha de quebranto 
los dos materiales que forman mi canto 
y el canto de ustedes que es el mismo canto 
y el canto de todos que es mi propio canto. 

Gracias a la vida que me ha dado tanto 


DEFENSA DE VIOLETA PARRA
Dulce vecina de la verde selva
Huésped eterno del abril florido
Grande enemiga de la zarzamora
Violeta Parra.

Jardinera
      locera
costurera
Bailarina del agua transparente
Árbol lleno de pájaros cantores
Violeta Parra.

Has recorrido toda la comarca
Desenterrando cántaros de greda
Y liberando pájaros cautivos
Entre las ramas.

Preocupada siempre de los otros
Cuando no del sobrino

      de la tía
Cuándo vas a acordarte de ti misma
Viola piadosa.

Tu dolor es un círculo infinito
Que no comienza ni termina nunca
Pero tú te sobrepones a todo
Viola admirable

Cuando se trata de bailar la cueca
De tu guitarra no se libra nadie
Hasta los muertos salen a bailar
Cueca valseada.
Cueca de la Batalla de Maipú
Cueca del Hundimiento del Angamos
Cueca del Terremoto de Chillán
Todas las cosas.

Ni bandurria
ni tenca
ni zorzal
Ni codorniza libre ni cautiva
      solamente tú
tres veces tú
Ave del paraíso terrenal.
Charagüilla
gaviota de agua dulce
Todos los adjetivos se hacen pocos
Todos los sustantivos se hacen pocos
Para nombrarte.

Poesía
      pintura
agricultura
Todo lo haces a las mil maravillas
Sin el menor esfuerzo
Como quien se bebe una copa de vino.

Pero los secretarios no te quieren
Y te cierran la puerta de tu casa
Y te declaran la guerra a muerte
Viola doliente.

Porque tú no te vistes de payaso
Porque tú no te compras ni te vendes
Porque hablas la lengua de la tierra

Viola chilensis
¡Porque tú los aclaras en el acto!
Cómo van a quererte
me pregunto

Cuando unos tristes funcionarios
Grises como las piedras del desierto
¿No te parece?

En cambio tú
Violeta de los Andes
Flor de la cordillera de la costa
Eres un manantial inagotable
De vida humana.

Tu corazón se abre cuando quiere
Tu voluntad se cierra cuando quiere
Y tu salud navega cuando quiere
Aguas arriba

Basta que tú los llames por sus nombres
Para que los colores y las formas
Se levanten y anden como Lázaro

En cuerpo y alma.
¡Nadie puede quejarse cuando tú
Cantas a media voz o cuando gritas
Como si te estuvieran degollando
Viola volcánica!

Lo que tiene que hacer el auditor
Es guardar un silencio religioso
Porque tu canto sabe adónde va
Perfectamente.

Rayos son los que salen de tu voz
Hacia los cuatro puntos cardinales
Vendimiadora ardiente de ojos negros
Violeta Parra.

Se te acusa de esto y de lo otro
Yo te conozco y digo quién eres
¡Oh corderillo disfrazado de lobo!

Violeta Parra.
Yo te conozco bien
hermana vieja
Norte y sur del país atormentado
Valparaíso hundido para arriba
¡Isla de Pascua!

Sacristana cuyaca de Andacollo
Tejedora a palillo y a bolillo
Arregladora vieja de angelitos
Violeta Parra.

Los veteranos del Setentainueve
lloran cuando te oyen sollozar
En el abismo de la noche oscura
¡Lámpara a sangre!

Cocinera
      niñera
lavandera
Niña de mano
todos los oficios
Todos los arreboles de los crepúsculos
Viola funebris.

Yo no sé qué decir en esta hora
La cabeza me da vueltas y vueltas
Como si hubiera bebido cicuta
Hermana mía.

Dónde voy a encontrar otra Violeta
Aunque recorra campos y ciudades
O me quede sentado en el jardín
Como un inválido

Para verte mejor cierro los ojos
Y retrocedo a los días felices
¿Sabes lo que estoy viendo?
Tu delantal estampado de maqui.

Tu delantal estampado de maqui.
¡Río Cautín!
¡Lautaro!
¡Villa Alegre!
¡Año mil novecientos veintisiete
Violeta Parra!
Pero yo no confío en las palabras
¿Por qué no te levantas de la tumba
A cantar
      a bailar
a navegar
En tu guitarra?
Cántame una canción inolvidable
Una canción que no termine nunca
Una canción no más

una canción
Es lo que pido.
Qué te cuesta mujer árbol florido
Álzate en cuerpo y alma del sepulcro
Y haz estallar las piedras con tu voz
Violeta Parra.

Esto es lo que quería decirte
Continúa tejiendo tus alambres
Tus ponchos araucanos
Tus cantaritos de Quinchamalí

Continúa puliendo noche y día
Tus tolomiros de madera sagrada
Sin aflicción

sin lágrimas inútiles
O si quieres con lágrimas ardientes
Y recuerda que eres
Un corderillo disfrazado de lobo.
NICANOR PARRA
Si quieres conocer la trayectoria de Violeta Parra, ingresa aquí

VIOLETA PARRA - que pena siente el alma (Original)
Que pena siente el alma cuando la suerte impía se opone a los deseos que anhela el corazón Que amargas son las horas de la existencia mía sin olvidar tus ojos sin escuchar tu voz
Que amargas son las horas de la existencia mía sin olvidar tus ojos sin escuchar tu voz
Pero, sin embargo, a veces la sombra de la duda   que por mi mente pasa como fatal visión
Pero, sin embargo, a veces la sombra de la duda   que por mi mente pasa como fatal visión
Que pena siente el alma cuando la suerte impía se opone a los deseos que anhela el corazón
Violeta Parra - Volver A Los 17
Volver a los diecisiete después de vivir un siglo 
es como descifrar signos sin ser sabio competente 
volver a ser de repente tan frágil como un segundo 
volver a sentir profundo como un niño frente a Dios, 
eso es lo que siento yo en este instante fecundo 

Se va enredando enredando, como en el muro la hiedra 
y va brotando, brotando como el musguito en la piedra 
como el musguito en la piedra, ay si, si, si 

Mi paso retrocedido, cuando el de ustedes avanza 
el arco de las alianzas ha penetrado en mi nido 
con todo su colorido se ha paseado por mis venas 
y hasta la dura cadena con que nos ata el destino 
es como un dia bendecido que alumbra mi alma serena
Se va enredando, enredando, como en el muro la hiedra 
y va brotando, brotando como el musguito en la piedra 
como el mus guito en la piedra, ay si, si, si 

Lo que puede el sentimiento no lo ha podido el saber, 
ni el mas claro proceder ni el mas ancho pensamiento 
todo lo cambia el momento colmado condescendiente, 
nos aleja dulcemente de rencores y violencias 
solo el amor con su ciencia nos vuelve tan inocentes 

Se va enredando, enredando, como en el muro la hiedra 
y va brotando, brotando como el musguito en la piedra 
como el musguito en la piedra, ay si, si, si 

El amor es torbellino de pureza original 
hasta el feroz animal susurra su dulce trino, 
retiene a los peregrinos, libera a los prisioneros, 
el amor con sus esmeros, al viejo lo vuelve niño 
y al malo solo el cariño lo vuelve puro y sincero 

Se va enredando, enredando, como en el muro la hiedra 
y va brotando, brotando como el musguito en la piedra 
como el musguito en la piedra, ay si, si, si 

De par en par la ventana se abrió como por encanto 
entró el amor con su manto como una tibia mañana 
y al son de su bella diana hizo brotar el jazmín, 
volando cual serafín al cielo le puso aretes 
y mis años en diecisiete los convirtió el querubín 

Se va enredando, enredando, como en el muro la hiedra 
y va brotando, brotando como el musguito en la piedra 
como el musguito en la piedra, ay si, si, si

No comments: