Skip to main content

Fallece a los 79 años Vangelis, el genio detrás de la banda sonora de 'Carros de fuego' o 'Blade Runner'


El compositor griego, ganador de un Oscar, deja un legado musical que abarca varias décadas


Vangelis, el compositor griego cuyo emocionante tema musical electrónico para la película Carros de fuego, ganadora de un Oscar, fue una de las partituras más conocidas de los años 80, falleció a los 79 años. Citando un comunicado de la oficina de sus abogados, Vangelis murió a última hora del martes, sin dar más detalles sobre la causa del deceso.

Nacido como Evangelos Odysseas Papathanassiou en 1943, el compositor desarrolló un temprano interés por la música y experimentó con sonidos producidos al golpear ollas y sartenes o fijar clavos, vasos y otros objetos a las cuerdas del piano de sus padres. Absorbió los tonos de las canciones populares griegas y de la música coral cristiana ortodoxa, pero no tuvo una formación musical formal, lo que, según dijo más tarde, contribuyó a salvar su sentido de la creatividad. Después de empezar a formar parte de grupos de rock locales, Vangelis se marchó a París a los 25 años, uniéndose a un éxodo de jóvenes artistas tras el golpe de estado de 1967 que instauró una junta militar en Grecia.

Al encontrar su camino lejos de casa, se sintió atraído por el entonces nuevo campo de los sintetizadores electrónicos, que le permitieron crear los exuberantes colores melódicos que se convirtieron en su sonido característico. A pesar de su éxito en la escena europea del prog rock de principios de los años 70, no se sentía cómodo con las expectativas que se tenían de un artista comercial y se retiró en gran medida al estudio de grabación que creó para sí mismo en Londres. Allí escribió la partitura de Carros de fuego, la historia del triunfo de un grupo de atletas británicos en los Juegos Olímpicos de 1924.


Su ritmo de sintetizador y su melodía convirtieron la secuencia inicial a cámara lenta de un grupo de atletas corriendo por la playa en un modelo a seguir por el cine para retratar a partir de entonces el deporte. Vangelis dijo en una ocasión que la partitura, que le valió un premio de la Academia y encabezó las listas de éxitos durante semanas, era en parte un homenaje a su padre, que había sido un gran corredor aficionado. No obstante, también se mostró algo despectivo ante la enorme popularidad de la que gozaba. «No es más que otra pieza musical», dijo a un entrevistador.

El éxito de la película eclipsó sus otras partituras, pero compuso la música de varias películas importantes como Desaparecido, dirigida por su compatriota Costa-Gavras, y el thriller futurista de Ridley Scott Blade Runner. Fue un compositor prolífico a lo largo de muchas décadas, con trabajos que van desde la música publicitaria y las partituras de películas hasta elaboradas composiciones de estilo sinfónico y Jon y Vangelis, su dúo con Jon Anderson, vocalista del grupo Yes. No obstante, siguió siendo cauteloso con el éxito comercial.

Última Hora


Ha fallecido el compositor griego Vangelis, creador de bandas sonoras de películas como ‘Carros de fuego’ y ‘Blade Runner’. Evangelos Odysseas Papathanassiou, conocido como Vangelis, murió el pasado martes a los 79 años, según ha anunciado este jueves el primer ministro griego Kyriakos Mitsotakis, aunque no se ha especificado las causas de su muerte.

Vangelis, nacido en 1943, fue un compositor prolífico durante muchas décadas. Fusionó experimentación, tradición griega y música coral cristiana ortodoxa, logrando un personalísimo estilo inimitable.

Sus creaciones de música electrónica para la película "Carros de fuego", con la que ganó un Oscar, componen una de las bandas sonoras más conocidas de la década de 1980.

En su juventud, después de montar varios grupos de rock se mudó a París con 25 años, uniéndose a un éxodo de jóvenes artistas que abandonaron Grecia tras el golpe de Estado de 1967.

Euronews



 








Comments

Popular posts from this blog

Algo de música e historia. BALDERRAMA. Interpreta Jorge Cafrune

Balderrama, la zamba, el boliche y su historia. (por Lua) Hace unos días le prometí a un viajero contarle quien era Balderrama y como era ese viejo boliche salteño. He rastreado información y aquí se las comparto. Para empezar, hay una zamba muy conocida en nuestro país, que justamente se llama Balderrama, cuyos autores de letra y musica respectivamente, son Manuel Castilla y el Cuchi leguizamón. A continuación, la zamba misma: (Así lo canta Jorge Cafrune) (mi comentario) Zamba de Balderrama A orillas del canal al despuntar la mañana salió la noche cantando desde el lau' de Balderrama, salió la noche cantando  desde el lau' de Balderrama Adentro puro temblar el bombo en las baguala y si amanecen cantando dele chispear la guitarra Nochero, solito brotes del alba dónde iremos a parar si se apaga Balderrama dónde iremos a parar si se apaga Balderrama Si uno se pone a cantar el cochero lo acompaña y en cada vaso de vino tiembla el lucero del alba y en cada vaso de vino

NICANOR PARRA. LAS BANDEJITAS DE LA REYNA

BANDEJITAS DE LA REYNA Piezas en las que aparecen frases atribuidas a Mr. Nobody, un personaje representado por un corazón con ojos del que sobresalen unos raquíticos brazos y piernas. El origen de esta serie tuvo lugar cuando Parra estaba esperando a ser atendido en un puesto de empanadas y un admirador le pidió un autógrafo, y como no disponía de papel, usó una bandeja de la tienda. Una vez más, recurrió a soportes desechables que facilitan una escritura rápida, suelta, epigramática, en la que predomina el acento pícaro e irreverente. Imágenes captadas en la exposición sobre Nicanor Parra en agosto de 2014 en la universidad Diego Portales

La ancianidad no es sinónimo de pérdida de prestigio

La vejez no es un plato de buen gusto para nadie. Los años nos vuelven más inactivos y nuestro cuerpo se debilita, en cambio nuestra actividad intelectual no decrece. La persona mayor puede poner al servicio de la sociedad toda su experiencia y saber que le han dado los años. Es cierto que en la vejez se pierde el ímpetu propio de la juventud, pero ni el pelo blanco ni las arrugas pueden destruir el prestigio de quien ha vivido honradamente en la etapa anterior. Un conferenciante coge un billete del más alto valor, lo levanta y pregunta a la concurrencia si alguien lo quiere, todo el mundo levanta la mano, luego lo arruga y lo hace una bolita para volver a preguntar si alguien lo quiere, todos vuelven a levantar la mano, el orador arruga aún más el billete, lo tira al suelo, lo pisotea y lo levanta para de nuevo preguntar si alguien quiere ese billete, volviendo de nuevo a levantar todo el mundo la mano. Y es que independientemente del estado fisico del billete, no ha perdido su valor.