Skip to main content

60 años de la construcción del Muro de Berlín: en busca de sus huellas / Cuando el comunismo convencía prohibiendo/ DW y Euronews

 


Hace 60 años se comenzó a construir el Muro de Berlín, que dividió la ciudad durante 28 años. Checkpoint Charlie, la Puerta de Brandeburgo y el Mauerpark: Nicole Frölich sigue sus huellas.

DW


60 años de la construcción del Muro de Berlín, cuando el comunismo convencía prohibiendo

13 de agosto de 1961. La ciudad de Berlín se despierta y de pronto es otra. Un muro se está levantando para impedir a sus ciudadanos del lado este, comunista, pasar al oeste.

Hartmut Richter tenía entonces 13 años, y creía, equivocadamente, que aquel muro no tardaría en desaparecer: "Nadie podía imaginar que se mantendría en pie durante 28 años", cuenta Hartmut a Euronews. "Todo lo contrario".

De la noche a la mañana, tanto Hartmut como muchos otros no podían hacer algo tan simple y cotidiano como visitar a sus familiares o amigos del otro lado de la ciudad. Hartmut era entonces un comunista convencido, pero el Muro de Berlín lo cambió todo:

"Mis parientes en el oeste no eran enemigos, pero yo pensaba que estaban locos. No sabían lo que yo sabía: que la victoria del socialismo era inevitable, con Marx, Engels y compañía", dice Hartmut sarcásticamente. "Esa era mi opinión infantil, hasta aquel 13 de agosto de 1961".

Hartmut tuvo pronto tuvo suficiente socialismo. En 1966 escapó al oeste, cruzando a nado un canal y evitando a los guardias fronterizos durante cuatro horas. Más adelante pasaría varios años ayudando a otros a escapar.

"Me pasé la vida luchando contra el muro", explica nuestro protagonita. "Cuando obtuve mis documentos de la Stasi me enteré de que incluso querían matarme cuando estaba en el oeste. Al final, cancelaron la orden y sigo vivo. Pero aquello me impactó".

60 años después, los restos del muro siguen en pie, recordando a las nuevas generaciones que el extremismo político lo único que consigue es dividir. A las personas, a las ciudades y a los países.

Lara y Emir visitan la capital alemana por primera vez, y por supuesto visitan el muro, ahora muy diferente del de hace seis décadas.

"Está claro que la gente quería irse al oeste, si no, esto no estaría aquí", dice Emir. "Y creo que es genial que un trocito siga en pie, para que no se olvide". Lara, por su parte, recuerda como "ahora sólo queda un pequeño trozo, pero todo esto estaba lleno de soldados armados y alambre de espino. Era mucho peor de lo que se ve ahora, un parque".

60 años después de su construcción, y casi 32 años después de su derribo, hoy el Muro de Berlín es en su mayor parte un horrible recuerdo de un pasado lejano que en ningún caso debe repetirse.

Euronews

Comments

Popular posts from this blog

Algo de música e historia. BALDERRAMA. Interpreta Jorge Cafrune

Balderrama, la zamba, el boliche y su historia. (por Lua) Hace unos días le prometí a un viajero contarle quien era Balderrama y como era ese viejo boliche salteño. He rastreado información y aquí se las comparto. Para empezar, hay una zamba muy conocida en nuestro país, que justamente se llama Balderrama, cuyos autores de letra y musica respectivamente, son Manuel Castilla y el Cuchi leguizamón. A continuación, la zamba misma: (Así lo canta Jorge Cafrune) (mi comentario) Zamba de Balderrama A orillas del canal al despuntar la mañana salió la noche cantando desde el lau' de Balderrama, salió la noche cantando  desde el lau' de Balderrama Adentro puro temblar el bombo en las baguala y si amanecen cantando dele chispear la guitarra Nochero, solito brotes del alba dónde iremos a parar si se apaga Balderrama dónde iremos a parar si se apaga Balderrama Si uno se pone a cantar el cochero lo acompaña y en cada vaso de vino tiembla el lucero del alba y en cada vaso de vino

NICANOR PARRA. LAS BANDEJITAS DE LA REYNA

BANDEJITAS DE LA REYNA Piezas en las que aparecen frases atribuidas a Mr. Nobody, un personaje representado por un corazón con ojos del que sobresalen unos raquíticos brazos y piernas. El origen de esta serie tuvo lugar cuando Parra estaba esperando a ser atendido en un puesto de empanadas y un admirador le pidió un autógrafo, y como no disponía de papel, usó una bandeja de la tienda. Una vez más, recurrió a soportes desechables que facilitan una escritura rápida, suelta, epigramática, en la que predomina el acento pícaro e irreverente. Imágenes captadas en la exposición sobre Nicanor Parra en agosto de 2014 en la universidad Diego Portales

La ancianidad no es sinónimo de pérdida de prestigio

La vejez no es un plato de buen gusto para nadie. Los años nos vuelven más inactivos y nuestro cuerpo se debilita, en cambio nuestra actividad intelectual no decrece. La persona mayor puede poner al servicio de la sociedad toda su experiencia y saber que le han dado los años. Es cierto que en la vejez se pierde el ímpetu propio de la juventud, pero ni el pelo blanco ni las arrugas pueden destruir el prestigio de quien ha vivido honradamente en la etapa anterior. Un conferenciante coge un billete del más alto valor, lo levanta y pregunta a la concurrencia si alguien lo quiere, todo el mundo levanta la mano, luego lo arruga y lo hace una bolita para volver a preguntar si alguien lo quiere, todos vuelven a levantar la mano, el orador arruga aún más el billete, lo tira al suelo, lo pisotea y lo levanta para de nuevo preguntar si alguien quiere ese billete, volviendo de nuevo a levantar todo el mundo la mano. Y es que independientemente del estado fisico del billete, no ha perdido su valor.