Skip to main content

MÚSICA: JOYAS DEL BARROCO. Roberto Bravo e invitados

 


El concierto JOYAS DEL BARROCO fue presentado hace un rato atrás y fue organizado por la Corporación Cultural de Las Condes, contando con la participación del destacado pianista Roberto Bravo, reconocido en la escena internacional como uno de los talentos musicales más importantes del continente, junto a músicos invitados. El espectáculo fue grabado en la Parroquia San Vicente Ferrer, de Los Dominicos, Santiago.

En la oportunidad, el maestro actuó junto a los jóvenes intérpretes Sofía Molina, violín; Andrea Cárdenas, cantante; Nelson Arriagada, cello; Eduardo Figueroa, tiorba, y Fernanda Baeza, flauta. "Hacer este concierto significa mucho para mí, porque cumplo un deseo que tenía hace mucho tiempo. Tocar en la iglesia San Vicente Ferrer es estar en un oasis y agradezco la oportunidad que me da la Corporación Cultural de Las Condes", señaló el destacado pianista.

El programa contempla obras como Partita N°3, Suite N°1, Preludio XXII en Si bemol menor y Suite francesa N°2 en Do menor, de J. Sebastian Bach; Ave Maria, de Giulio Caccini; Minueto en Sol menor, de J. F. Haendel; Orfeo y Eurídice, de C.W. Gluck, entre otras.

"La música barroca hace que miremos al interior. Es música que llega al alma y que es necesaria para el mundo entero en estos momentos, como también para nuestro país, que está viviendo momentos de tanta tensión e incertidumbre”, expresa.

Comments

Popular posts from this blog

Algo de música e historia. BALDERRAMA. Interpreta Jorge Cafrune

Balderrama, la zamba, el boliche y su historia. (por Lua) Hace unos días le prometí a un viajero contarle quien era Balderrama y como era ese viejo boliche salteño. He rastreado información y aquí se las comparto. Para empezar, hay una zamba muy conocida en nuestro país, que justamente se llama Balderrama, cuyos autores de letra y musica respectivamente, son Manuel Castilla y el Cuchi leguizamón. A continuación, la zamba misma: (Así lo canta Jorge Cafrune) (mi comentario) Zamba de Balderrama A orillas del canal al despuntar la mañana salió la noche cantando desde el lau' de Balderrama, salió la noche cantando  desde el lau' de Balderrama Adentro puro temblar el bombo en las baguala y si amanecen cantando dele chispear la guitarra Nochero, solito brotes del alba dónde iremos a parar si se apaga Balderrama dónde iremos a parar si se apaga Balderrama Si uno se pone a cantar el cochero lo acompaña y en cada vaso de vino tiembla el lucero del alba y en cada vaso de vino

NICANOR PARRA. LAS BANDEJITAS DE LA REYNA

BANDEJITAS DE LA REYNA Piezas en las que aparecen frases atribuidas a Mr. Nobody, un personaje representado por un corazón con ojos del que sobresalen unos raquíticos brazos y piernas. El origen de esta serie tuvo lugar cuando Parra estaba esperando a ser atendido en un puesto de empanadas y un admirador le pidió un autógrafo, y como no disponía de papel, usó una bandeja de la tienda. Una vez más, recurrió a soportes desechables que facilitan una escritura rápida, suelta, epigramática, en la que predomina el acento pícaro e irreverente. Imágenes captadas en la exposición sobre Nicanor Parra en agosto de 2014 en la universidad Diego Portales

La ancianidad no es sinónimo de pérdida de prestigio

La vejez no es un plato de buen gusto para nadie. Los años nos vuelven más inactivos y nuestro cuerpo se debilita, en cambio nuestra actividad intelectual no decrece. La persona mayor puede poner al servicio de la sociedad toda su experiencia y saber que le han dado los años. Es cierto que en la vejez se pierde el ímpetu propio de la juventud, pero ni el pelo blanco ni las arrugas pueden destruir el prestigio de quien ha vivido honradamente en la etapa anterior. Un conferenciante coge un billete del más alto valor, lo levanta y pregunta a la concurrencia si alguien lo quiere, todo el mundo levanta la mano, luego lo arruga y lo hace una bolita para volver a preguntar si alguien lo quiere, todos vuelven a levantar la mano, el orador arruga aún más el billete, lo tira al suelo, lo pisotea y lo levanta para de nuevo preguntar si alguien quiere ese billete, volviendo de nuevo a levantar todo el mundo la mano. Y es que independientemente del estado fisico del billete, no ha perdido su valor.