Skip to main content

Música: Iniciando el contacto recordando a Yo-Yo Ma que nació el 7 de octubre de 1955

 


El múltiple ganador del Premio Grammy, el chelista Yo-Yo Ma tiene un estatus de celebridad y un atractivo que se extienden mucho más allá de los amantes de la música clásica. Su éxito se debe a la voluntad de probar cosas nuevas, un auténtico deseo de compartir lo que le gusta, además de un dominio de su instrumento independientemente del estilo musical.

Yo-Yo Ma nació en París el 7 de octubre de 1955; como hijo de dos músicos, comenzó a tomar clases de música muy temprano, probando piano y todos los instrumentos de cuerda antes de afianzarse con el cello. Su primera actuación en público fue a la edad de cinco años. 

La familia de Ma se trasladó a Nueva York, cuando él tenía siete años para que pudiera estudiar con Janos Scholz. Antes de los diez años, Ma ya había tocado para Dwight D. Eisenhower y John F. Kennedy, y había aparecido en la televisión con su hermana, en un concierto dirigido por Leonard Bernstein y en "The Tonight Show". Ma se convirtió en estudiante de Leonard Rose en Juilliard, pero no completó sus estudios allí. Se inspiró al ver el compromiso del nonagenario Pablo Casals en el Festival Marlboro y se inscribió en la Universidad de Harvard para terminar su carrera.

Ma recibió el Premio Avery Fisher en 1978, y su álbum dedut data de 1983: "Bach: The Six Unaccompanied Cello Suites". Muchos compositores, entre ellos William Bolcom, Tod Machover, John Corigliano, Christopher Rouse, y Bright Sheng, escribieron piezas para él. Ma trabajó con Tan Dun en su "Sinfonía 1997" y en la banda sonora de la película "El Tigre y el Dragón"; y con John Williams  en las exitosas "Siete años en el Tíbet" y "Memorias de una geisha". 

Durante la década de 1980, muchas de las grabaciones de Ma fueron un repertorio tradicional con el pianista Emanuel Ax y el violinista Isaac Stern. A mediados de los años 90, regresó a las "Bach Suites", grabándolas para seis cortometrajes en colaboración con el director Atom Egoyan, los bailarines sobre hielo Torvill & Dean, el bailarín Mark Morris, y otros artistas. 

También comenzó a explorar otros tipos de música: en improvisaciones junto a Bobby McFerrin en "Hush" (1992); bluegrass con Edgar Meyer y Marcos O'Connor en "Appalachia Vals" (1996). 

En 1998, Ma fundó el Silk Road Ensemble para explorar la música de las culturas encontradas a lo largo de las primitivas rutas comerciales. Sus populares lanzamientos incluyen Obrigado Brasil (2003); Cello de Vivaldi (2004); y Goat Rodeo Sessions en 2011.

En 2001 fue galardonado con la Medalla Nacional Americana por el Fondo Nacional de las Artes, y en 2006 fue nombrado Embajador de la Paz de las Naciones Unidas. Fue miembro de la Comisión Presidencial para las Artes y Humanidades y trabajó en programas de extensión con la Sinfónica de Chicago y, con la Silk Road Ensemble, en las escuelas públicas de Nueva York. Ma ha aparecido en televisión en los shows Sesame Street, Los Simpson, y The Colbert Report, así como en eventos como la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de 2002, la inauguración  de Barack Obama de 2009 y un servicio en honor a las víctimas del bombardeo de la Maratón de Boston.

En su vida personal, Ma está casado desde 1978 con Jill Horner. La pareja tiene un hijo y una hija. La familia Ma vive en Cambridge, Massachusetts.


Comments

Popular posts from this blog

Algo de música e historia. BALDERRAMA. Interpreta Jorge Cafrune

Balderrama, la zamba, el boliche y su historia. (por Lua) Hace unos días le prometí a un viajero contarle quien era Balderrama y como era ese viejo boliche salteño. He rastreado información y aquí se las comparto. Para empezar, hay una zamba muy conocida en nuestro país, que justamente se llama Balderrama, cuyos autores de letra y musica respectivamente, son Manuel Castilla y el Cuchi leguizamón. A continuación, la zamba misma: (Así lo canta Jorge Cafrune) (mi comentario) Zamba de Balderrama A orillas del canal al despuntar la mañana salió la noche cantando desde el lau' de Balderrama, salió la noche cantando  desde el lau' de Balderrama Adentro puro temblar el bombo en las baguala y si amanecen cantando dele chispear la guitarra Nochero, solito brotes del alba dónde iremos a parar si se apaga Balderrama dónde iremos a parar si se apaga Balderrama Si uno se pone a cantar el cochero lo acompaña y en cada vaso de vino tiembla el lucero del alba y en cada vaso de vino

NICANOR PARRA. LAS BANDEJITAS DE LA REYNA

BANDEJITAS DE LA REYNA Piezas en las que aparecen frases atribuidas a Mr. Nobody, un personaje representado por un corazón con ojos del que sobresalen unos raquíticos brazos y piernas. El origen de esta serie tuvo lugar cuando Parra estaba esperando a ser atendido en un puesto de empanadas y un admirador le pidió un autógrafo, y como no disponía de papel, usó una bandeja de la tienda. Una vez más, recurrió a soportes desechables que facilitan una escritura rápida, suelta, epigramática, en la que predomina el acento pícaro e irreverente. Imágenes captadas en la exposición sobre Nicanor Parra en agosto de 2014 en la universidad Diego Portales

La ancianidad no es sinónimo de pérdida de prestigio

La vejez no es un plato de buen gusto para nadie. Los años nos vuelven más inactivos y nuestro cuerpo se debilita, en cambio nuestra actividad intelectual no decrece. La persona mayor puede poner al servicio de la sociedad toda su experiencia y saber que le han dado los años. Es cierto que en la vejez se pierde el ímpetu propio de la juventud, pero ni el pelo blanco ni las arrugas pueden destruir el prestigio de quien ha vivido honradamente en la etapa anterior. Un conferenciante coge un billete del más alto valor, lo levanta y pregunta a la concurrencia si alguien lo quiere, todo el mundo levanta la mano, luego lo arruga y lo hace una bolita para volver a preguntar si alguien lo quiere, todos vuelven a levantar la mano, el orador arruga aún más el billete, lo tira al suelo, lo pisotea y lo levanta para de nuevo preguntar si alguien quiere ese billete, volviendo de nuevo a levantar todo el mundo la mano. Y es que independientemente del estado fisico del billete, no ha perdido su valor.