Skip to main content

Carrusel de las Artes: Estrasburgo, la capital de la Navidad • RFI Español

 


En este número de Carrusel de las Artes visitaremos Estrasburgo, una ciudad de historia y de barrios pintorescos, muy conocida por su mercado navideño, una tradición que remonta al siglo XVI. En tierras alsacianas nació la tradición del arbolito de Navidad, que se adoptó luego en todo el mundo. 

Estrasburgo, la capital de la región francesa de Alsacia, es una ciudad con numerosos tesoros arquitectónicos e históricos. Sus típicas casas de entramados de madera son uno de los aspectos más llamativos de la ciudad. 

El casco histórico de Estrasburgo se conoce como la “Grande-Ile”, la Gran Isla, porque está rodeada de agua gracias al río Ill y a un afluente del Rin. Pero otros barrios como la “Petite France” son encantadores. La ciudad alberga también numerosas instituciones europeas y su casco histórico fue inscrito en la lista del Patrimonio mundial de la Unesco. 

“Christkindelsmärik“, una tradición antigua 

La primera referencia escrita sobre un mercado de Navidad en Estrasburgo data de 1570, y se conserva en un documento resguardado en la Biblioteca Humanista de Selestat, no muy lejos de la capital alsaciana. Por esta razón, el de Estrasburgo se considera uno de los mercados navideños más antiguos de Europa y fue durante mucho tiempo el único en Francia. 

Desde entonces, la ciudad ha perpetuado la tradición del mercado, que ha ido agrandándose y cambiando de lugar. Los habitantes de la ciudad lo llaman por su nombre en lengua alsaciana, Christkindelsmärik, que significa el Mercado del niño Jesús. 

"Originalmente era un mercado muy pequeño ubicado en la Catedral, que ha ido cambiando de lugar y hoy tenemos hasta 14 mercados diferentes en toda la ciudad", cuenta a RFI Iván De La Torre, guía turístico en Estrasburgo.

En 2021, el mercado cuenta con 314 chalets o puestos de venta, por los que se pasean cerca de dos millones de visitantes cada año. Tras el atentado terrorista del 2018 y la crisis ligada a la covid, el desafío para las autoridades locales ha sido tanto sanitario como de seguridad. 

El arbolito de Navidad, un emblema y tradición alsaciana 

Cada año, se coloca un pino gigante proveniente de los Vosgos en la plaza más grande y céntrica de Estrasburgo, la Plaza Kleber. Con ello la ciudad perpetúa su historia. Hoy se sabe que la tradición del arbolito navideño tiene sus raíces en Alsacia. Los habitantes de la región cortaban un pino y lo decoraban con manzanas, hostias, bredeles (pastelitos de Navidad, en lengua alsaciana) y pan de especias. 


"Este arbolito es uno de los más grandes de Europa: mide casi 30 metros de alto. Además es una tradición íntimamente ligada a nuestra historia. Hoy sabemos gracias a documentos antiguos que hace por los menos 500 años la gente de estas tierras usaba pinos para celebrar la Navidad", explica a RFI Guillaume Petitjean, director artístico del Mercado de Navidad este año.

Con el correr de los años, las manzanas fueron substituiddas por bolas de colores. Las más conocidas son las que se fabrican en Meisental, al norte de Estrasburgo y están muy presentes en el mercado de Navidad. Con los flujos migratorios, la tradición del arbolito viajó a otras regiones del planeta, por lo que hoy es un símbolo mundial del período navideño y del Adviento para los católicos.  

RFI


Comments

Popular posts from this blog

Algo de música e historia. BALDERRAMA. Interpreta Jorge Cafrune

Balderrama, la zamba, el boliche y su historia. (por Lua) Hace unos días le prometí a un viajero contarle quien era Balderrama y como era ese viejo boliche salteño. He rastreado información y aquí se las comparto. Para empezar, hay una zamba muy conocida en nuestro país, que justamente se llama Balderrama, cuyos autores de letra y musica respectivamente, son Manuel Castilla y el Cuchi leguizamón. A continuación, la zamba misma: (Así lo canta Jorge Cafrune) (mi comentario) Zamba de Balderrama A orillas del canal al despuntar la mañana salió la noche cantando desde el lau' de Balderrama, salió la noche cantando  desde el lau' de Balderrama Adentro puro temblar el bombo en las baguala y si amanecen cantando dele chispear la guitarra Nochero, solito brotes del alba dónde iremos a parar si se apaga Balderrama dónde iremos a parar si se apaga Balderrama Si uno se pone a cantar el cochero lo acompaña y en cada vaso de vino tiembla el lucero del alba y en cada vaso de vino

NICANOR PARRA. LAS BANDEJITAS DE LA REYNA

BANDEJITAS DE LA REYNA Piezas en las que aparecen frases atribuidas a Mr. Nobody, un personaje representado por un corazón con ojos del que sobresalen unos raquíticos brazos y piernas. El origen de esta serie tuvo lugar cuando Parra estaba esperando a ser atendido en un puesto de empanadas y un admirador le pidió un autógrafo, y como no disponía de papel, usó una bandeja de la tienda. Una vez más, recurrió a soportes desechables que facilitan una escritura rápida, suelta, epigramática, en la que predomina el acento pícaro e irreverente. Imágenes captadas en la exposición sobre Nicanor Parra en agosto de 2014 en la universidad Diego Portales

La ancianidad no es sinónimo de pérdida de prestigio

La vejez no es un plato de buen gusto para nadie. Los años nos vuelven más inactivos y nuestro cuerpo se debilita, en cambio nuestra actividad intelectual no decrece. La persona mayor puede poner al servicio de la sociedad toda su experiencia y saber que le han dado los años. Es cierto que en la vejez se pierde el ímpetu propio de la juventud, pero ni el pelo blanco ni las arrugas pueden destruir el prestigio de quien ha vivido honradamente en la etapa anterior. Un conferenciante coge un billete del más alto valor, lo levanta y pregunta a la concurrencia si alguien lo quiere, todo el mundo levanta la mano, luego lo arruga y lo hace una bolita para volver a preguntar si alguien lo quiere, todos vuelven a levantar la mano, el orador arruga aún más el billete, lo tira al suelo, lo pisotea y lo levanta para de nuevo preguntar si alguien quiere ese billete, volviendo de nuevo a levantar todo el mundo la mano. Y es que independientemente del estado fisico del billete, no ha perdido su valor.